martes, 12 de julio de 2016

Ir al inicio

Narración oral: cuentos en carne propia

Por María Cecilia Angaramo.
La narradora Ana Cuevas Unamuno nos relata cómo es contar historias con el cuerpo, con la voz y con el público. Gracias a su rica y ecléctica formación como terapeuta corporal, bailarina, astróloga y escritora nos propone pensar, y sobre todo sentir los cuentos y sus símbolos como una forma de trabajar la conciencia, un despertar distinto.
Lamás Médula: Siendo escritora y narradora, ¿qué encontras en la narración oral que no haya en la escritura?
Ana Cuevas Unamuno: Son actividades muy distintas a pesar de que están relacionadas a partir del uso de la palabra. El acto de escribir es un acto más intimista: uno con uno y su universo. Un momento donde no existe más nadie, donde estas expresando lo que necesitas expresar. En cambio el narrar es lo contrario, es un movimiento hacia los otros, hacia afuera. Es llevar la palabra, para que se sostenga en el viento y nunca deje de transitar. Me parece tan importante la narración porque vivimos en una humanidad que pierde la palabra. Y cuando se pierde la palabra se pierde el sentido. Se achica la posibilidad de autoconciencia. Entonces cuando llevas las palabras y estimulas a que el otro sepa que tiene para narrar, para narrarse, se le está devolviendo la posibilidad de mirarse, de saberse, de estar en el mundo de una manera diferente. Antes la palabra era lo que unía, junto al fuego o en la cocina. La palabra tenía que ver con esa transmisión de la memoria, del clan, de la familia que permitía a los individuos saber de dónde venían, con qué venían y por tanto quiénes eran. Ahora la gente va a constelaciones familiares para ver si recupera todo eso, antes estaba directamente ofrendado. Y en esta circulación que tiene la palabra en lo íntimo habilita el vínculo, el encuentro.

Yo suelo decir “Se me vino una historia de los huesos” porque hasta yo me pregunto ¿Dónde estaba?

LM: ¿Crees que la narración oral configura una cercanía, mientras que la escritura mantiene una distancia? ¿O en el acto de lectura también puede crearse una cercanía entre el escritor y el lector?
ACU: Lo que creo que sucede es que el lector tiene cercanía con la historia. Pero es un proceso del lector individual, con un elemento. Donde no hay sonido más que el propio, ni corporalidad, ni contacto, ni mirada. Y donde por sobre todo, yo como escritora no me entero. Son actos individuales, tanto su momento de leer, como mi momento de escribir. En cambio en la narración hay un estar, hay una existencia que está sucediendo, y algo energético que está pasando en ese momento, algo poderoso.
LM: ¿Entonces podemos pensar que la magia de la narración oral pasa por la interacción?
ACU: Claro. Y es por eso que no me gusta contar en teatros a oscuras, necesito ver a la gente, sentirlos. Me pasa por ejemplo que voy a un lugar con determinada historia pensada pero llego allí y cuento cualquier otra. Porque de pronto sentí que la gente que estaba ahí necesitaba otra cosa. Yo suelo decir “Se me vino una historia de los huesos” porque hasta yo me pregunto ¿Dónde estaba? Porque hacía años que ni siquiera la recordaba. Y después veo que tenía sentido. Alguien de allí la necesitaba. Para mí son momentos de mucha plenitud, muy mágicos y por eso los respeto muchísimo. Hay algo de lo sagrado que para mí funciona en el momento de la narración.
LM: ¿Que sentís al transformarte en herramienta para vehiculizar la historia, al poner tu cuerpo a disposición del cuento?
ACU: A mí lo que me pasa es que me voy al interior de la historia, me pierdo. Presto una tremenda atención a todo lo que está pasando, pero espontanea, no mental. Y yo estoy en la historia, la historia esta pasándome. Las historias se trabajan muchísimo para apropiarlas. Me cuesta mucho encontrar historias que me conmuevan y cuando me tropiezo con una, yo me apropio de ella o ella se apropia de mí, como amantes y allí la trabajas. Hay un desarrollo de oficio, un entrenamiento que se va dando durante todos los años de trabajo. Pero yo siento que es la historia la que mueve el cuerpo, la que mueve la voz.

Leer más acá http://lamasmedula.com.ar/2016/07/10/narracion-oral-cuentos-en-carne-propia/

0 comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenid@ al Rincón de Noticias de Cuentacuentos
¡Animate y contame, pedime, preguntame...!

Gracias por comentar.

Comentar con el formulario antiguo