jueves, 9 de octubre de 2014

Ir al inicio

ENTREVISTA A EMILIANO DELUCCHI

ENTREVISTA A EMILIANO DELUCCHI DIRECTOR DE LA OBRA TUTE CABRERO






Emiliano Delucchi,  uno de los discípulos formados por Agustín Alezzo, presenta esta obra de Tito Cossa, en el Teatro El Duende(Aráoz 1469 – CABA), los Sábados a las 20 hs y los Domingos a las 21 hs.  Deseando saber qué le motivo a presentar un clásico, es que le hice esta entrevista que ahora les comparto y espero disfruten.


Ana— Hola Emiliano. Para comenzar este diálogo me gustaría que me cuentes cómo llegaste a encontrar en el teatro tu camino. ¿Qué sentís que te da y que deseas darle vos a él?

Emiliano —No tengo la menor idea. Calculo que una respuesta válida podría ser que mi vieja me propuso hacer un taller y tuve la suerte de caer en manos de Cora Roca. Ella me hizo amar al teatro. Ahí descubrí que quería hacer esto y nada más que esto. Nunca me pregunté cómo lo encontré. Simplemente se dio como algo lógico. Mas tarde  fui a formarme en el estudio de Agustín Alezzo. Primero me encontré con Lizardo Laphitz y me partió la cabeza. Luego Alezzo me termino de formar y me ofreció en su inmensa generosidad dar clases en su estudio, además de diversos papeles y asistencias de dirección. Me termino de formar en lo que soy. Así que, volviendo a tu pregunta, me dio ser quien soy y yo intento devolverle eso: lo que soy.

Ana—Hermosa respuesta. Ahora que ya te has fogueado y que vas encontrando es que sos, ¿cuál es tu búsqueda actual en tanto profesión y expresión?

Emiliano —Mi profesión es tanto la actuación como la dirección y las clases. Las tres me apasionan. Mi búsqueda es dejar algo que sirva, a quien lo reciba: alumnos, actores y espectadores. Trato de ser un compañero en estos tres rubros. Y como tal, aportar algo al grupo.

Ana—Yendo ahora a esta obra en particular, te pregunto: ¿Qué te ha llevado en este tiempo de “modernidades aceleradas” a elegir esta obra que es un clásico?

Emiliano —Los clásicos, creo yo, tienen esa particularidad, en los tiempos que sean, tienen vigencia, algo que contar. La "modernidad acelerada" es algo que no me desvela. Por lo menos en ninguno de los trabajos que hice. Creo que cuando los tiempos internos son acertados, no se te hace largo ningún espectáculo. Quizá lo digo desde la comodidad de que la obra es muy ágil y esta escrita con mucha "modernidad" para la época.

Ana—Eso es muy cierto, ya que claramente la temática de la obra no solo es universal sino también, podríamos decir, atemporal. Enfoco más entonces mi pregunta, ¿cuál es el aspecto, que rescatarías como esencial? ¿Qué te sedujo como para desear ponerla en escena?

Emiliano —Creo que lo esencial en la obra de Cossa es la capacidad de mostrar sin juzgar la miseria humana. Y esa mirada me conmueve profundamente. Me pasa con muchos autores, como Chejov. Y particularmente esta obra habla en su última esencia de la relación laboral, de la camaradería, de la admiración y todas esas cosas que se suelen decir con toda la libertad del mundo y a la hora de sostenerlo nos cuesta jugarnos por el otro. Me parece muy fuerte esto de decir "te amo", "sos mi mejor amigo", "para mi sos el mas grande" a cualquier persona en cualquier momento y cuando la cosa se pone dura, armamos el bolsito y nos vamos silbando bajito.

Ana—Eso es justamente lo que hace de esta obra, una obra universal y atemporal. Ahora dime: toda puesta en escena implica una mirada particular sobre el texto ¿Cuál sería la tuya?

Emiliano —Calculo que debe ser particular mi mirada, pero me es difícil definirla. Quizá es lo que te decía antes. Donde mas quise poner la mirada fue en la relación de los tres compañeros y en sus respectivas familias, cómo influye el conflicto. El sostén de las creencias y valores que pone en juego Cossa. Ahí puse la atención. Y la puesta busca acompañar eso. Todos los actores y ambientes se iluminan casi todo el tiempo con distintas intensidades, pero juntos. Todos están solos, estando juntos.

Ana—Un director busca obras con las que de alguna manera resuena  o bien acepta dirigir aquello que le proponen ¿cuál es tu caso en general y en esta obra en particular?

Emiliano —Por ahora solo trabaje en proyectos que me hicieron bien y que tenía algo para aportar. Las veces que dije que no tuvo que ver con eso, no acompañar el pensamiento de la obra. O el proyecto me parecía inviable. Me encantaría hacer determinadas obras que no están en mi poder por ahora. (Por distintos motivos: económico, de convocatoria, de tiempo...)

Ana—¿Qué respuesta esperabas y cuál estás teniendo de parte del público?
Emiliano —Mucha gente me responde lo que yo esperaba. Cosas del estilo "me paso algo así", "estoy viviendo esta situación", "es tal cual...". Hay pensamientos sobre personajes que me sorprenden, pero en general sucede lo que yo quería, que les sea fuerte, pero que pasen un buen momento. Con humor pero con honesta ternura dolorosa.

Ana— ¿Tenés otros proyectos en mente o en preparación?

Emiliano —Tengo muuuuchos proyectos en mente, muy pocos en preparación. Estoy empezando a ensayar como actor bajo la dirección de Zaida Mazzitelli, algo que tenía muchas ganas. 

Ana —No pregunto de qué se trata por cuestión de cábala. Por eso para finalizar, si bien siempre queda mucho por preguntar y decir, pregunto: ¿Cuál es tu sueño o expectativa  a futuro en tu profesión?

Emiliano — Mis sueños y expectativas tienen que ver con una continuidad de trabajo. No solo por el sostén económico, como actor, como director; sino por seguir un camino de formación como docente dentro del modo de trabajo que llevamos en El Duende (La escuela de formación actoral de Alezzo), de profundización. Lo demás que venga como y cuando tenga que venir.


Ana—Muchas gracias Emiliano por tu tiempo y tu generosidad en las respuestas.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenid@ al Rincón de Noticias de Cuentacuentos
¡Animate y contame, pedime, preguntame...!

Gracias por comentar.

Comentar con el formulario antiguo