domingo, 27 de abril de 2014

Ir al inicio

Cuentos en el Patio Infantil de la Feria del Libro

Los chicos, con permiso especial para toquetear los libros y jugar con ellos

Títeres. Ayer hubo una lectura particular de cuentos para chicos en el stand de Clarín. Hay actividades para todos los gustos. / GERMAN GARCIA ADRASTI.

Un cuento infantil se convierte en teatro cuando siete nenas y nenes se arrastran por el suelo ladrando como perros feroces. O puede convertirse en pintura cuando los chicos imaginan caras y formas para ponerles el cuerpo a los protagonistas de una historia. O puede ser una terapia cuando una madre logra que su nena pase del casi llanto a la calma, y de la calma al sueño. Los chicos hacen que los cuentos infantiles se conviertan en miles de cosas y por eso son también un motor importante de esta Feria del Libro, que fue inaugurada por Quino. Hay, en esta 40° edición, actividades todos los días y a toda hora, para chicos de todas las edades: pantallas, juegos, cine, talleres, recreos y salas de lectura están presentes en los stands. Son 213 los espacios que tienen al menos alguna actividad para los más chicos o literatura infantil y juvenil.

Sobre el final del Pabellón Amarillo está el patio infantil en donde está la biblioteca y una sala en donde se desarrollan las obras de teatro. “La clave está en que los libros están al alcance de los chicos. Están ordenados por edad, pero sin mucha prolijidad. Al contrario, el desorden funciona como una invitación a que los chicos agarren los libros, que los toquen y que los lean, algo que en los stands no está tan permitido”, dicen Fidel y Ana, encargados de la biblioteca infantil por segundo año consecutivo. El espacio tiene también tres sillones que lucen comodísimos para echarse a leer. Entre los talleres que hay programados hasta el 12 de mayo se destaca “Vos mirá que yo te cuento”, para chicos de 5 a 12 años, “De aquí y de allá: leyendas argentina”, “El viejecito de los lápices” y espectáculos como un homenaje a Aníbal Troilo, para acercar a los chicos al tango, hecho con títeres, y “El sueño del pibe”, coordinado por Laura Gutman.

En una recorrida por los stands, el ranking de los más buscados en la feria lo encabeza cómodamente Nik, pero también rankean bien los libros de María Teresa Andruetto, Silvia Schujer, Luis Pescetti, y los de Tiffany Caligaris y Cecilia Curbelo para adolescentes. La mayoría de ellos estará firmando ejemplares en estos días.

Para la editoriales más grandes, el sector infantil es tan importante como el de adultos, porque gran parte de su facturación (entre el 20 y el 30%) pertenece a ese segmento, según admiten algunas de las editoriales más grandes. Se nota en la inversión en los stands, algunos ambientados como verdaderos parques de diversiones, con pantallas y videos para atraer a los más chicos. Son, al fin de cuentas, los lectores del futuro.

Entre los emprendimientos artesanales, el colectivos de editoriales infantiles “Tejemos historias” (stand 315 del pabellón Azul) propone no solo la unión de sus trabajos sino que apuntan a la solidaridad. “Somos cuatro editoriales de libros infantiles y en general es un ambiente muy chico, en el que nos ayudamos unos con otros. Con ese espíritu, decidimos convocar a la gente a que nos traiga ovillos de lana que se convertiran en mantas para escuelas rurales. Cuando llevemos esas donaciones llevaremos también libros”, contó a Clarín Valeria Sorin, una de las editoras. En el stand de Orsai, que presentó su nueva revista “Bonsai” dedicada a los chicos, estuvo firmando ejemplares su creador, Hernán Casciari, que reveló: “Es la primera vez que nenes de 9 años me piden que les firme”). También fue de la partida el dibujante Liniers.

Según los números de la Fundación El Libro, más de 100 mil estudiantes visitaron la Feria en 2013, y eso no incluye los que fueron por su cuenta, acompañados por sus padres. Para los chicos, la Feria del Libro es también un parque de diversiones; los padres, agradecidos.

Fuente Clarín

0 comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenid@ al Rincón de Noticias de Cuentacuentos
¡Animate y contame, pedime, preguntame...!

Gracias por comentar.

Comentar con el formulario antiguo