lunes, 19 de agosto de 2013

Ir al inicio

Contar cuentos para adultos es un mundo por descubrir

La próxima semana, en Antigua Guatemala, Alexis Cuentacuentos vuelve con un espectáculo de narración oral destinada a público adulto, cuyos temas aborda lo absurdo, lo capcioso y hasta lo filosófico.

Contar cuentos para adultos es un mundo por descubrir

Foto Edgar E. Sacayón/s21

El arte de contar historias no es fácil: es necesario captar la atención del público y no dejar que su interés decaiga. Y si mantener la atención de un niño es difícil, lograr que un adulto deje por un lado el cinismo adquirido con los años lo es mucho más. “Concebí Palabras Nocturnas en 2008, para empezar a crear un espacio de narración escénica oral para adultos, algo que se estaba tocando muy poco. Utilizo temas que, sin caer en lo vulgar, lo obsceno ni las palabrotas, buscan algo un poquito mas filosófico, absurdo, sarcástico y cínico sin dejar de lado la inocencia del ser humano”, afirma Alexis.

Una de las mayores diferencias entre los cuentos para niños y las historias para adultos es el final. Las historias encaminadas a público infantil de alguna manera son cocluyentes: los hacen pensar y reflexionar, pero en el caso de los cuentos para adultos los finales son más abiertos y la enseñanza no tan obvia. “Son finales que parecieran inconclusos, pero vos tenés la opción de añadirle lo que querrás. Podés pensar en uno o dos finales, y otros simplemente no tienen el clásico final feliz sino uno sorprendente, fantasioso, ridículo, absurdo. Eso es Palabras Nocturnas”, explica.

Entre historias y dicotomías

Alexis afirma que no importa lo rudos que seamos, siempre vamos a buscar el bienestar. “Yo voy paseando entre anécdotas, cuentos e historias urbanas, siempre buscando que de alguna manera recordemos que, a pesar de todo eso tan oscuro que tenemos como seres humanos, hay un lado lleno de ternura que busca siempre, por más oscuro que sea cualquier ser, una luz, un detalle de esperanza, una opción de amor, alegría, de fe”.

Lógicamente, un público distinto requiere métodos distintos: “Lo que hago es jugar con la manera en la que hablamos los adultos: aquí me salgo del cuentacuentos para niños, en el que hay muchísima inflexión a través de las voces, los personajes y los animales: que me convierto en esto, me convierto en aquello… Acá solamente hay personajes adultos, seres humanos o monstruos. Digo monstruos porque hay un par de historias con un par de personajes demasiado ficticios para creértela, pero al final te la creés porque el ser humano puede ser un monstruo, incluso conscientemente malo. Busco retratar al ser humano en todos sus aspectos”.

Este espectáculo ha sido presentado en Guatemala, Honduras, El Salvador, Nicaragua, Costa Rica, Panamá y Venezuela y en cada uno las reacciones han sido muy diversas, pero siempre ha sido muy bienvenido. “En Honduras hay mucha cultura del narrador de historias, mucha narración oral. Ahí se abrió mucho la puerta a los cuentos para adultos, en Nicaragua también. Venezuela fue impresionante: llené una sala con 600 personas que llegaron exclusivamente a escuchar cuentos para adultos y pagaron su entrada. Me tocó una noche de gala con un colombiano, J. Villaza, que es uno de los grosos de Colombia, y yo le dije: Maestro, déjeme arrancar a mí. Y le metí grueso a mis cuentos, incluso cuentos para niños en versión para adultos y la historia de la Siguanaba, en mi versión. Cuando terminé, la gente me ovacionó y  presenté al maestro Villaza. Cuando él iba a entrar, me dijo: ‘Me toca cuesta arriba’ y yo me sentí woooaah”, relata con entusiasmo.

Buscando al niño interior

“Yo me dedico a la recuperación pero también a la reinvención de las historias. Te cuento Mi siguanaba, Mi cadejo. Claro, hay cierta idiosincrasia para cada personaje pero yo pongo el barrio, mis personajes y mis experiencias. También juego con el idioma, y aunque utilizo un lenguaje bastante neutral para que en cualquier  país me entiendan, a la vez trato de adaptar un par de regionalismos en cada lugar que me presento”.

“En Honduras estuve durante dos meses, presentando Palabras Nocturnas todos los jueves. En Guatemala he presentado Palabras Nocturnas, de 2008 para acá unas 20 veces, pero no ha tenido el mismo eco que cuando cuento cuentos para niños. Yo creo que todavía no se le ha agarrado el modo a esto”.

Muchos adultos quieren jugar a descubrir algo nuevo, van dispuestos a sorprenderse, por eso van a escuchar un cuento para adultos porque quieren algo diferente, aunque sean los mismos temas, pero planteados de una distinta manera. Si te reís con lo que cuento es porque te confronté con tus propios miedos o porque te sentiste identificado. Creo que el arte de contar cuentos para adultos es un mundo por descubrir todavía, porque el adulto cree que se las sabe todas, y no”, concluye.

Así lo dijo

“Los adultos necesitan mucha atención, su niño interno necesita que le saqués esa ternura que tan jodidamente tenemos reprimida, porque dejaste entrar al miedo a tu cocina y comés miedo todos los días”. —

Recuadros

Asista

  • Alexis Cuenta cuentos presentará Palabras Nocturnas el jueves 22, a las 7 p.m., en el Centro de Formación de la Cooperación Española(6a. av. Norte entre la 3ª y la 4ª calle Ponientes, a una cuadra del Parque Central, Antigua Guatemala). Entrada libre.

Fuente: Noticias Sigloxxi Guatemala

0 comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenid@ al Rincón de Noticias de Cuentacuentos
¡Animate y contame, pedime, preguntame...!

Gracias por comentar.

Comentar con el formulario antiguo