miércoles, 14 de noviembre de 2012

Ir al inicio

Entre narradores y palabras, Garzón Céspedes

Madeleine Sautié Rodríguez

madeleine@granma.cip.cu

Hasta el Instituto Politécnico Álvaro Reinoso, de Matanzas —el mismo sitio donde narrara por primera vez fuera de su Camagüey natal hace 47 años el joven Francisco Garzón Céspedes, entonces presidente de la Brigada Hermanos Saíz de su provincia, formando parte de un grupo de artistas convocados en aquella ocasión por el presidente de la UNEAC, Nicolás Guillén—, llegaron los narradores orales de diferentes sitios del país para rendirle tributo con su arte a quien se considera pionero de la narración oral escénica cubana.

Francisco Garzón Céspedes.

La celebración, que homenajea al fundador y director general de la Cátedra Iberoamericana Itinerante de Narración Oral Escénica (CIINOE) en su 65 cumpleaños, y en sus 50 años vinculado al mundo del arte, tuvo lugar en el contexto del VIII Festival de Narración Oral Palabras de Invierno, organizado la pasada semana por la UNEAC de Matanzas.

Los espectáculos, que tuvieron lugar en instituciones culturales, centros laborales, escuelas, hospitales, bibliotecas, parques y plazas fueron parte también del espacio teórico que se llevó a cabo en la sede de la institución anfitriona, donde emitieron sus referencias, recuerdos, experiencias y puntuales anécdotas en torno a Garzón Céspedes, un grupo de colegas suyos entre los que estuvieron el titiritero Pedro Valdés Piña, la escritora Magali Sánchez Ochoa, presidenta de la Sección de Literatura infantil y juvenil de la Asociación de Escritores de la UNEAC; Armando Morales, director del Teatro Nacional de Guiñol de Cuba; Eliseo Palacios, editor de títulos de la autoría del homenajeado; Jorge Garciaporrúa, compositor y Thelvia Marín, escultora y escritora que acompañó a Nicolás Guillén, Carilda Oliver y Dora Alonso al agasajado en aquella aventura que iniciara en el otrora Instituto de la Caña Álvaro Reinoso de esta provincia y que considera suceso esencial de su carrera Garzón Céspedes.

"El amor es la palabra central en la vida de Garzón", resumió Sánchez para referirse a este creador al que se le reconoce "haber reinventado la narración oral para los escenarios; mientras que Morales recordó su trabajo en la Peña de los Juglares junto a Teresita Fernández y la amistad "luminosa y limpia" que siempre los ha unido. Marín rememoró los inicios de la vida artística del actor de la cual fue testigo y refirió también sus experiencias en un trabajo conjunto que ambos están llevando a cabo en torno a la narración de minicuentos.

Palacios abordó el extraordinario valor de esos libros suyos que "todos se contienen" y Valdés Piña remarcó que "ese incansable y laborioso trabajador de Casa de las Américas, del Departamento de Teatro que dirigía el fallecido doctor Manuel Galich, el que trabajaba en la peña en los días de descanso y que sabe ser amigo de sus amigos, hace florecer todo lo que coge en sus manos".

La Condición Maestro Emérito de la Oralidad en Cuba, otorgada a Francisco Garzón Céspedes, en esos momentos fuera de la Isla, fue recibida por el periodista y crítico Fernando Rodríguez Sosa, delegado en Cuba de la CIINOE.

"Ya mucho de lo que he hecho —comentó Garzón Céspedes en nobles palabras que quiso se supieran en la ceremonia, al conocer el reconocimiento que se le otorga— es reciprocar lo recibido y más aún compartirlo, repartirlo desde la conciencia de que la oralidad de nuestro pueblo y sus hallazgos ha sido y es una condición imprescindible para la oralidad del universo".

0 comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenid@ al Rincón de Noticias de Cuentacuentos
¡Animate y contame, pedime, preguntame...!

Gracias por comentar.

Comentar con el formulario antiguo