miércoles, 29 de agosto de 2012

Ir al inicio

Cuentos, amorfinos y música en escalinatas del Santa Ana

 

MARÍA BELÉN SALINAS CASTRO

 

El cuentero español Crispín D’ Olot (i) mientras relataba su historia de la gata Chocolata que vivía enamorada de un príncipe. Él participó en la inauguración del encuentro Un Cerro de Cuentos.

El cuentero español Crispín D’ Olot (i) mientras relataba su historia de la gata Chocolata que vivía enamorada de un príncipe. Él participó en la inauguración del encuentro Un Cerro de Cuentos.

 

Decenas de personas se reunieron en la iglesia Santo Domingo para iniciar el paseo inaugural del IX Encuentro Internacional de Narradores Orales Un Cerro de Cuentos. Desde allí, pasadas las 17:00 del pasado domingo, empezó la caminata por el cerro Santa Ana. Dos personas disfrazadas de monos y otra, de simio juguetón, acompañaron a la gente y a los narradores.
Los moradores del cerro se asomaban a las ventanas o balcones de sus casas coloridas, alertados por el ruido de la algarabía y de la banda samborondeña formada por miembros de la familia Arreaga, quienes con saxofón, bombo y otros instrumentos mantuvieron el compás musical.
El cuentero y actor Raymundo Zambrano comandaba la caminata, de la mano de la directora de la cita, Ángela Arboleda. Con sus chistes e historias, como la del supuesto primo vago que afirmaba que la noche estaba hecha para dormir y el día para descansar, Zambrano hacía reír al grupo heterogéneo: había desde niños hasta ancianos. A manera de broma, el cuentero los instaba a sentarse en palco (el suelo) o en preferencia, más arriba, cerca de las ropas tendidas de los hogares.
En la primera estación del cerro Santa Ana se escucharon los pasillos Un triste despertar y Ángel de luz en la voz de Narcisa Ramírez, y en la segunda le tocó el turno de contar a Washington Vizueta La historia del duende y la niña encantada.
Los asistentes seguían el camino, guiados por la banda y por los “monos”. Abel Pinto amenizó la tercera estación con ritmos nacionales. En esa calurosa tarde solo la brisa de la ría era el “aire acondicionado” del escenario popular.


Entre subidas y bajadas, la multitud llegó hasta el cuarto punto, donde aguardaba el español Crispín D’ Olot, disfrazado de juglar. Con su cuento de la gata Chocolata interactuó, especialmente, con los niños.
Luego de su actuación, D’ Olot invitó a los espectadores del recorrido a que se dirigieran a la quinta estación, ya bajando por el barrio Las Peñas. Allí esperaba, con un sombrero recubierto de plumas, Luis Moncada, conocido como Gallo Giro. Con su voz cantó pasillos y también imitó el sonido del requinto y de la guitarra.
La fiesta de música y cuentos bajó hasta la Plaza Colón, que rápidamente se copó con ‘el cerro de gente’ y otros que recién llegaban. Eran ya las 19:00. La banda de la Policía Metropolitana ofrecía su música, mientras el público aguardaba por la segunda parte de la cita, en la que narradores nacionales y extranjeros continuaron deleitando con su inagotable cerro de cuentos.

Cuentos de hoy
El español José Manuel Garzón Hernández trae, a las 19:00, Palabras de Miguel, un recorrido por la vida del poeta Miguel Hernández. La cita es en la sala Zaruma del Teatro Sánchez Aguilar (km 1,5 vía a Samborondón). Costo: $ 15.
A las 20:00, en el MAAC Cine (Malecón y Loja), el colombiano José Ricardo Alzate presenta el montaje Av. Blanchot, en el que recoge historias del libro Una babita, dos babitas. $ 5 (2X1).

0 comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenid@ al Rincón de Noticias de Cuentacuentos
¡Animate y contame, pedime, preguntame...!

Gracias por comentar.

Comentar con el formulario antiguo