miércoles, 18 de julio de 2012

Ir al inicio

El Festival de Narradores consiguió completar el aforo en todas las actuaciones

• Ignacio Sanz califica la actuación de los narradores, en esta edición, de notable - sobresaliente sin excepciones, una clara muestra del arte de saber contar historias.

Alba Domínguez - Segovia 

http://www.eladelantado.com/imagenes/noticias/13-1kama(360).jpg

El público espera paciente a los narradores propuestos por la decimotercera edición, en el patio de Andrés Laguna. / Kamarero

Todos los días de actuación del Festival de Narradores Orales, el patio de la casa de Andrés Laguna, llenó las 350 sillas que estaban disponibles al público. Incluso entre 30 y 40 personas observaron el espectáculo de pie. De la misma manera, las actuaciones dedicadas a la poesía y a los niños consiguieron tener una notable afluencia. Con estos datos, Ignacio Sanz, subdirector de la muestra, califica de extraordinario el resultado de la última edición del festival de narradores orales.
La gran variedad de registros literarios y narrativos que se han expuesto durante siete días en Segovia, ha conseguido una mezcla intergeneracional que no se ve en la mayoría de los espectáculos.
La división que planteaba el festival era entre niños y adultos. El grupo de adultos se dividía a su vez en amantes de la narración y los que preferían la poesía; esta separación ha conseguido centrar al público, pero aún así la mezcla de jóvenes, adolescentes y adultos que se producía cada noche en el patio de la Judería Vieja era algo llamativo y peculiar, ya que la gran mayoría de las narraciones conseguían sacar una sonrisa, asemejando lo antiguo con lo nuevo.
En otro orden de cosas, el festival repite lugar de encuentro, ya que es el escenario perfecto para un acto como este. El patio de la casa de Andrés Laguna, recuerda a los corralillos de comedia del siglo XVI Y XVII, y ésta es la intención. Lo que pretende la organización es convertir el festival en un espectáculo en el que el espectador desde el primer momento que entra allí, se pueda ubicar en un mundo pasado, en el que el centro de todo eran las narraciones, y así conseguir unas expectativas muy altas entre el público.
Otro punto curioso y a la vez interesante de este festival es el hecho de no tener micrófono (en casi todas las actuaciones). En cualquier actuación normal se usaría pero algo muy valorado por Ignacio Sanz es el hecho de “crear un ambiente idóneo, en el que el espectador forme parte activa de la muestra de arte que observa, y por tanto la calidez y confianza que aporta una voz directa, sin ningún micrófono, es algo imprescindible para este sentimiento”.
Sanz alaba la ayuda por dos vías, “por parte del público por el fervor increíble que han demostrado en cada actuación, y por parte de los narradores que han recreado actuaciones estelares, como la de Maisa Marbán o Emilio Pascual; que han conseguido hacer un repaso por la tradición literaria, en definitiva una delicia del saber contar”. El festival termina, y un año más, las expectativas propuestas se superan con creces en la capital segoviana.

Fuente : el adelantado

0 comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenid@ al Rincón de Noticias de Cuentacuentos
¡Animate y contame, pedime, preguntame...!

Gracias por comentar.

Comentar con el formulario antiguo