viernes, 3 de febrero de 2012

Ir al inicio

Julia Ruiz: “Todos los cuentacuentos están vivos”

Kallejeo charla con una de las integrantes del grupo Atrapacuentos

 

Julia Ruiz posa vestida de bruja tras una sesión de cuentacuentos

Carmen Portela, Saioa Bastero y Julia Ruiz se conocieron en Madrid en un taller del famoso cuentero Anselmo Saiz. Tras la experiencia decidieron formar un grupo, Atrapacuentos, que ha actuado hasta en Francia. Ahora andan moviéndose por Torrejón de Ardoz, donde Kallejeo ha hablado con Julia Ruiz, una de sus integrantes.

¿Cómo fueron los orígenes de Atrapacuentos?

Nos conocimos en un taller de Anselmo Saiz, todos éramos de mundos muy distintos pero teníamos en común el entusiasmo por los cuentos, las historias y la fantasía. Al acabar empezamos a contar sobre todo en un bar de Madrid, La Cuca, con el grupo Conthadas Encanthadas. Empezamos a actuar en sitios como el Dragón Lector, una librería pequeña, entrañable, en la que cada primer viernes de mes puedes contar cuentos.

"La idea principal es hacer ver a
la gente que no pasa nada por
reencontrarse con su yo infantil"

¿Hay diferencia entre los cuentacuentos y las contadas?

En teoría es lo mismo, pero quizá cuentacuentos la gente lo asocia más al público infantil. Nosotros hacemos contadas para todos los públicos, es más familiar. Hay contadas de todas las temáticas, hasta eróticas.

¿Cuánto suelen durar vuestros espectáculos?

Suelen durar cerca de una hora y cuarto. Para niños a veces duran algo más porque metemos actividades como canciones o adivinanzas para que estén más entretenidos.

Vuestro punto fuerte es la interactividad con el público, ¿cómo la practicáis?

Primero hacemos una parte conjunta, que es más teatro, nos metemos con ellos, les invitamos a hablar con nosotras y eso te da mucho juego. A parte de meterles en un tren como pasajeros, les hemos convertido en jurado de un concurso de malos de cuentos e, incluso, en el Aquelarre de besos embrujados, conjuramos a todo el mundo y les pedimos sus besos al son de la música de El Canto del Loco.

¿Qué hace tan especial y diferente a las contadas?

Lo genial es que el que te está escuchando, ve realmente lo que le estamos contando. El público está viajando gracias a nuestras palabras.

Cada espectáculo puede desarrollarse de una manera distinta, en función del público...

Sí, por supuesto. Todos los cuentacuentos están vivos y dependen de la gente a la que se los cuentes y de cómo estés tú. Todo evoluciona según veas las reacciones del público.

¿Qué valores tratáis de transmitir?

La idea principal es hacer ver a la gente que no pasa nada por reencontrarse con su yo infantil, que no hay de qué avergonzarse. La tradición oral lleva haciéndose desde el principio de los tiempos, la sabiduría se ha transmitido así desde hace siglos. La clásica moraleja puede servirte para aplicarla a la actualidad.

"Hacemos contadas de todas
las temáticas para un público
familiar, no solo infantil"

¿Por qué los cuentos no pasan de moda?

Los cuentos clásicos siempre están ahí, aunque la modulación de la voz, el movimiento y la caracterización también influye en cómo llegan. Nosotros tenemos versiones de clásicos como los Tres cerditos en moderno y el último cerdito vive en una casa domótica. Es importante acercar la historia a los niños, actualizarla.

¿Cuáles espectáculos recomendáis para niños?

Nuestro espectáculo estrella es de brujas y en él, todos los niños son brujos aunque ellos no lo saben. Además, siempre cogemos voluntarios para hacer actividades como dibujar o jugar, para provocar su interactividad.

¿Hacéis también fiestas infantiles?

Estoy intentando desarrollarlo personalmente. Yo, cuando me metí en el tema de los cuentacuentos, en realidad lo hice para contar cuentos a niños porque me encantan. Su respuesta siempre es genial, responden de forma espontánea, interactúan mucho y cuando consigues transmitir lo que quieres y ves esa emoción... Eso es lo mejor.

Fuente: Kallejeo

0 comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenid@ al Rincón de Noticias de Cuentacuentos
¡Animate y contame, pedime, preguntame...!

Gracias por comentar.

Comentar con el formulario antiguo