martes, 29 de noviembre de 2011

Ir al inicio

Unos zapatos rojos son la excusa para narrar historias en Sarao

La narradora oral Ángela Arboleda se presenta hoy en Sarao.

El origen del presente espectáculo de la narradora oral Ángela Arboleda se remonta a 1996 cuando fue invitada a un festival de cuentos en España y luego de 21 días de gira por diversas ciudades arribó a Burgos donde, en un recorrido, fue atraída por unos zapatos rojos de taco alto, los cuales nunca se pondría porque está acostumbrada a los zapatos bajos.
Además, el mismo día compró un libro sobre la historia de las rosas y también vino. Los tres elementos adquiridos tenían relación con el rojo y tiempo después de haber llegado a Ecuador pensó en estructurar un show en el que las historias se conectaran por el color y sobre todo por los zapatos.
Fue una tarea difícil armar el espectáculo, afirma Arboleda. “Yo vengo de la danza y quise incluir en la narración pasos de flamenco, por lo que tomé clases con distintas personas en Ecuador y en el extranjero, luego le dije al cuentero argentino Juan Moreno que tenía que ayudarme a elaborar el show y me consiguió diversos cuentos en los que la temática predominante era el color rojo”.
La creación de Rojos y de tacón colorado, como se llama la puesta en escena, tardó algunos años porque debió atender otros asuntos, como sus estudios en el exterior o la organización de las citas de narradores orales (infantil y de adultos).
Pero presentar en sus viajes fragmentos de este show, que combina cuentos de Hans Christian Andersen, Federico García Lorca, José Rótulo y Pierre Griparí con situaciones personales de Arboleda, hicieron que se decidiera a mostrarlo en Ecuador. Para este espectáculo ella usa unos zapatos de flamenco que compró en Argentina, porque los otros no le servían para zapatear. El estreno fue ayer y hoy, a las 21:00, es la otra función en Sarao (Kennedy Vieja, calle Primera Oeste y av. del Periodista). Boleto: $ 10.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenid@ al Rincón de Noticias de Cuentacuentos
¡Animate y contame, pedime, preguntame...!

Gracias por comentar.

Comentar con el formulario antiguo