sábado, 25 de junio de 2011

Ir al inicio

El fuego del Caribe volverá a arder en Santiago- Cuba

El fuego del Caribe volverá a arder en Santiago

PEDRO DE LA HOZ
pedro.hg@granma.cip.cu

Del 3 al 9 de julio Santiago de Cuba reeditará por trigésimo primera vez el Festival Internacional del Caribe. Bautizada como Fiesta del Fuego, por ser ese elemento purificador símbolo del crisol de las culturas de la región, la cita debe ahondar las rutas de entendimiento, resistencia y proyección universal de múltiples expresiones diversas que se reconocen por historia y destino.

LA MÚSICA TRINITARIA APORTA A LAS CULTURAS CARIBEÑAS LA ORIGINALIDAD DE LAS BANDAS DE STEEL BANDS.

En la versión de este 2011 el país invitado de honor será Trinidad y Tobago, pequeño estado insular del Caribe oriental, cercano a las costas venezolanas.

Las autoridades culturales de ese país, con el apoyo de su Embajada en La Habana, han comprometido la asistencia de una nutrida delegación artística, con énfasis en manifestaciones musicales y danzarias.

Trinidad es isla famosa por su carnaval, por su contribución al surgimiento y desarrollo del calypso, y por la invención de un instrumento único, el steel band.

Este último consiste en la conversión de los bidones metálicos utilizados para el almacenamiento de hidrocarburos y sus derivados en una clave xilofónica, a partir del tamaño y la altura del recipiente y el diámetro y las abolladuras de su superficie, con lo que se consiguen, al ser percutidos, notas y colores diversos.

Las bandas de esos instrumentos o steel bands son capaces de ejecutar las más variadas formas musicales, aunque en Trinidad y Tobago se aprecie sobremanera la ejecución de piezas autóctonas.

Además del desembarco trinitobaguense, Santiago acogerá a artistas e intelectuales de casi todos los países del área ocupada por ese mare nostrum, incluyendo aquellos que responden al espacio cultural caribe, como las naciones ribereñas, Brasil y el sur de Estados Unidos.

Por la parte cubana estarán representados, de manera especial, los grupos portadores de las más genuinas tradiciones culturales, así como artistas que desde una óptica contemporánea parten de ella para el desarrollo de nuevas expresiones.

Toda la ciudad por esos días se convertirá en escenario de la fiesta. El Parque Céspedes albergará espectáculos masivos; el Teatro Heredia, las galas de inauguración y del país invitado de honor y los intercambios teóricos; el teatro Martí, las presentaciones temáticas de música y danza; el Cabildo Teatral Santiago y el Estudio Macubá, las funciones dramáticas; el Teatro Martí y el Foco Cultural de la Conga de los Hoyos, los encuentros de portadores folclóricos; la UNEAC, el taller de música; la Casa de las Tradiciones en el Tivolí, el encuentro de narradores orales; la Escalera de Eddy, descargas de trovadores; la comunidad artística de Berraco, el taller sobre arte y naturaleza; el Taller Cultural, encuentros y exposiciones de artes plásticas; mientras que las sedes de la Casa del Caribe estarán abiertas a las confrontaciones entre invitados y exponentes locales, amén de ser la sede de la delegación de Trinidad y Tobago.

Además, en plazas y parques habrá una intensa programación artística desde la tarde hasta la noche. Y no faltará, en el complejo cultural Rogelio Meneses, una tanda dedicada a las músicas campesinas.

LA CASA DEL CARIBE, PUNTO DE PARTIDA

Tan gigantesco y coordinado esfuerzo tiene como punto de partida la actividad sistemática de la Casa del Caribe, institución dedicada a la investigación de los procesos de la cultura popular, su promoción y su interconexión en el área.

Su actual director, Orlando Vergés, defiende los fundamentos de la Fiesta del Fuego: "Alguien pudiera pensar en una especie de carnaval de los pueblos caribeños, y no le faltará razón, puesto que las músicas y las danzas forman parte del núcleo esencial del patrimonio de nuestras naciones y tienen un visible protagonismo en la vida espiritual de estos tiempos".

"Pero también el Caribe es fuente de un pensamiento original y necesario —precisa—, imprescindible tanto para la explicación de nuestros perfiles identitarios como para las estrategias de integración. De ahí que concedamos gran importancia al coloquio El Caribe que nos une, cuyo caudal intelectual se acrecienta en el tiempo, no solo por su densidad teórica, sino por sus aportes para las prácticas políticas y culturales".

Vergés siente una presencia tutelar en la Casa y en la organización de la Fiesta, la de Joel James: "Él fue el fundador de nuestra institución y a quien se le ocurrió la idea del Festival. Él investigó las raíces de nuestras expresiones mágico-religiosas y artístico-tradicionales y supo amalgamar voluntades para desterrar prejuicios y valorar nuestras identidades y resistencias. Él fue un cimarrón de nuestra cultura. En cada acto de la Fiesta del Fuego, la memoria viva de Joel nos acompañará".

El Festival del Caribe también volverá a poner a prueba la capacidad de sus organizadores por hacer un evento sustentable. Sobre ello, Vergés comenta: "La afluencia turística fue significativa en las últimas ediciones y en esta hemos trabajado para superar las expectativas, de conjunto con la agencia Paradiso y otras entidades nacionales y territoriales. Creemos que la cultura puede generar fondos que se reviertan en la sostenibilidad de nuestros programas. Entre nosotros es una realidad que se anticipó a la aprobación de los Lineamientos Económicos y Sociales del Partido, los cuales refrendan nuestra posición".

Fuente Granma Cuba

0 comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenid@ al Rincón de Noticias de Cuentacuentos
¡Animate y contame, pedime, preguntame...!

Gracias por comentar.

Comentar con el formulario antiguo