jueves, 16 de junio de 2011

Ir al inicio

Boni Ofogo: “Nunca se cuenta un cuento de la misma forma, cada día es único”

 

TARIFA.- “Mi propósito principal al contar cuentos es siempre transmitir el espíritu de África, la otra África, la desconocida”. Lo dice Boni Ofogo, cuentacuentos camerunés con una gran trayectoria profesional y vital que deleita a niños y a mayores dentro de las actividades paralelas que se desarrollan en el Festival de Cine Africano de Tarifa (FCAT). Ofogo hace dos sesiones, mañana y tarde, dirigidas a niños de colegios de educación infantil y primaria, y a alumnos de institutos de secundaria. Las representaciones se hacen en la Alameda, junto al contenedor, otro espacio donde se proyectan películas de dibujos animados y cortometrajes diariamente.


Boni Ofogo comienza sus cuentos con un poético preámbulo que dirige a los mas pequeños: “Vais a ver qué viaje más bonito vamos a hacer sin utilizar ni coche ni avión. Vamos a utilizar el alma. ¿Estáis dispuestos? Porque nos vamos a mi pueblo, en África”. Con esta introducción da inicio a un recorrido que en primer lugar les lleva a la casa de Boni, que presenta a sus abuelos y a sus padres, que fueron los que le enseñaron a contar historias cuando se reunían por la noche en torno a un fuego toda la familia, primos y hermanos. En esas reuniones familiares aprendió el valor de lo oral como canal fundamental de conocimiento de su cultura, y donde empezó a contar sus propias fábulas y a desarrollar su imaginación.
Luego presenta a sus hermanos, diez hermanos que se dedican todos a cultivar cacao. Los niños se entusiasman contestando todos al unísono que saben que el cacao es la materia prima del chocolate.
Ofogo comenta cómo tuvo que adaptarse a la forma española actual de contar cuentos, como si fuera un show, un espectáculo. Para ello ha tenido que formarse en expresión corporal, luz y dominio de la escena. “En África es todo más sencillo porque es algo natural que se da sin forzarlo y aquí se está perdiendo dentro de la familia como elemento que reúne al final del día a todo el clan y les hace divertirse juntos y desarrollar habilidades”, explica. Así, cuando él busca contenidos para crear cuentos nuevos solo tiene que consultar a su memoria de niño en África, y cuando necesita llenar algunas lagunas pregunta a sus sobrinos o a sus mayores.
Hoy el cuento es de miedo. Y los niños del colegio de Nuestra Señora de la Luz de Tarifa, de 6 y 7 años, están todos embobados escuchando y esperando el desenlace de la historia que Boni Ofogo dramatiza con recursos gestuales y sonoros de forma magistral. De tanto en tanto se dispersan y es cuando este cuentacuentos experimentado lanza preguntas a su auditorio, o de repente los sobresalta con un grito de terror. “A los niños españoles en general les falta capacidad de escucha, la tienen limitada. Y mantener su atención durante un buen rato a veces no es tarea fácil”, dice Ofogo al reflexionar sobre su larga trayectoria de casi 20 años en el oficio.

“Contar cuentos y escucharlos como una rutina incorporada en la vida desarrolla la imaginación, la creatividad, la capacidad de fabular, y sobre todo la de escuchar y mantener la atención”, afirma.
Hoy el cuento no solo va de un monstruo, sino que Boni Ofogo explica que su objetivo es mostrar el miedo a lo desconocido que los niños interiorizan muy pronto a través del exceso de celo a veces de sus padres en las sociedades occidentales. “Tienen miedo a lo diferente”, comenta. Y reitera que para él lo más importante es retratar otra visión de África y que cuando cualquiera que haya disfrutado de su trabajo se acerque a este continente lo haga con otra mirada, y sin miedos.
El festival pretende con el cuentacuentos incorporar la escuela al ámbito de la interculturalidad y difundir en ella el conocimiento de otros pueblos, tender un puente entre el sur de España y África. La participación de los centros educativos es fruto de un largo trabajo de la organización del festival dentro del llamado Espacio Escuela. Su responsable, Pauline Guyard, comenta. “En octubre comenzamos a mandar información con toda la programación y el resultado ha sido que vienen 1.285 niños de tres colegios de Tarifa y 700 de distintos colegios e institutos de España, incluyendo dos centros de Tetuán y Tánger. Aparte de información sobre el cuentacuentos, hemos mandado información con la programación de cine y proyección de cortos que trabajan el tema de la inmigración a los centros que lo han demandado para que sus alumnos participen en estas actividades guiadas por dinamizadores expertos en educación en valores”.
Boni Ofogo no actúa solo para los niños en Tarifa. También lo ha hecho para adultos. El martes 14 pudieron disfrutar de sus historias los ancianos de la residencia de mayores de Facinas, y mañana, jueves 16, serán los de la residencia de la tercera edad de Tarifa. Boni Ofogo comenta que para los mayores suele trabajar más el valor de la hospitalidad, algo también muy africano.
Nos despedimos de este cuentacuentos que logrado transmitir su entusiasmo y que después de 20 años desarrollando este trabajo sigue ilusionado. “En cuanto veo los ojos de los niños ya tengo energía suficiente para seguir todo el tiempo que haga falta. Además nunca se puede contar un cuento de la misma forma, cada día es único y distinto”.

Fuente: Teleprensa

0 comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenid@ al Rincón de Noticias de Cuentacuentos
¡Animate y contame, pedime, preguntame...!

Gracias por comentar.

Comentar con el formulario antiguo