lunes, 7 de febrero de 2011

Ir al inicio

Taller exprés de escritura para el cuenta cuentos

“Yo soy narrador oral, no necesito leer ni escribir”

A excepción de aquellos que cargan sobre su espalda una tradición oral fuerte y que reviven sin necesidad de letra una mitología de otros tiempos, todos los contadores de cuentos, hijos de las ciudades modernas, deben procurar leer y escribir. No vale de excusa la idea de “soy ciudadano y vivo la ciudad, por eso puedo contarla” para hacerle el quite a la escritura, pues la sociedad que domina la polis de hoy es letrada y no oral.

Los contadores de historias que escriben cuentan con la ventaja de haber librado en el papel la batalla y no delante del público, pues la escritura sirve como sistema para organizar lo que se piensa; sin embargo, de nada sirve dominar la escritura si no se piensa para el cuento y aunque el sistema esté lleno de letras, las historias primero se escriben sin papel. Es oportuno por eso saber, dando por hecho La Idea, que muchos de los narradores contemporáneos hacemos inevitablemente un recorrido inverso, de la escritura a la oralidad, tratando de conservar dentro de la ciudad un patrimonio que nos permitió configurarnos como humanidad: el contador de historias. Ahora bien, nosotros ¿qué debemos tener en la cuenta para que ese camino que inicia en la cabeza trascienda luego del papel a la oralidad de la mejor forma posible? No cabe duda que un texto con problemas no va a resultar mejor al contarlo, por lo tanto es prudente reflexionar sobre algunos aspectos:

Para leer más visita el blog Santa Palabra acá

Etiquetas de Technorati: ,,,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenid@ al Rincón de Noticias de Cuentacuentos
¡Animate y contame, pedime, preguntame...!

Gracias por comentar.

Comentar con el formulario antiguo