lunes, 6 de diciembre de 2010

Ir al inicio

Liliana Cinetto: “El cuento es un remedio para el alma, nos ayuda a viajar a otros mundos”

 

Escritora y narradora argentina que participa en el Festival Internacional de Cuentos de Los Silos

"El buen contador es el que se desdibuja mientras la historia está en primer plano"

La narradora de cuentos y escritora argentina Liliana Cinetto en uno de los escenarios de Los Silos.

La narradora de cuentos y escritora argentina Liliana Cinetto en uno de los escenarios de Los Silos.  

SANTA CRUZ DE TENERIFE

Liliana Cinetto acude por cuarta vez al pueblo de Los Silos, en el norte de Tenerife, para cautivar al público con historias en voz alta. Viene al Festival Internacional de Cuentos de los Silos con una maleta cargada de historias para todos los públicos, cuentos irreverentes, de amor, historias para no dormir y mucho humor. Desde hoy hasta el miércoles, la voz de Cinetto llenará de magia Los Silos.
– Ha publicado más de 50 libros para chicos. ¿Qué le da más satisfacciones escribir cuentos o narrarlos delante del público?
– La narración me permitía probar las historias y ver la reacción del público, porque un escritor sabe que sus libros son un éxito porque se venden, pero el contacto cara a cara con la gente le hace a uno una devolución, para mí es realmente magnífico. De hecho, hay en toda mi escritura alguna huella de oralidad, que tiene que ver con que yo sea contadora de historias. Creo que se complementan, me gustan las dos cosas. En algún momento me voy a inclinar un poquito más por la escritura, pero si no cuento historias es extraño, lo hecho en falta. Siempre tengo que estar contando, eso me nutre mucho, me enriquece, me da muchas cosas distintas. El trabajo del escritor es muy solitario y la narración tiene esto de comunitario, de reunión.
– ¿Qué es lo que más le gusta de contar cuentos en voz alta?
– Algo que me gusta mucho, mucho es hacer reír a la gente. El humor para mí es lo más difícil y como la vida ya tiene tantos pesares y tantos problemas, me gusta ver cuando la gente se ríe y se divierte con las historias que les estoy contando. Me han pasado cosas maravillosas en estos años, he contado cuentos en un hospital y que los enfermos me digan después de escuchar mis historias, "por un rato me hiciste olvidar el dolor". Esas cosas son magníficas, la risa es terapéutica. Mis historias suelen mezclar mucho el humor y lo poético, me defino como una enamorada de la poesía, creo que es la puerta de entrada de la literatura.
– Este año repite por cuarta vez en el Festival Internacional de Cuentos de Los Silos. ¿Qué narraciones trae?
– Traigo muchas porque tengo muchas cosas diferentes. El sábado estaré contando cuentos de amor, de locura y de suerte, después tengo varias sesiones con cuentos de terror, cuentos irreverentes y estaré dando un curso de la Universidad charlando sobre la narración y la literatura. Tengo mucha actividad.
– ¿Cómo son las actividades que ha desarrollado con los escolares en Los Silos?
– Estuve recibiendo distintos grupos. El primer día tuve un grupo de 170 niños muy pequeñitos que estuvieron 45 minutos escuchando muy divertidos, después tuve grupos de adolescentes y chicas más grandes. Les conté historias de humor, algunas para asustarlos, los hice hacer cosas participativas. Ellos se resisten un poco, pero el cuento tiene esa magia que logra vencer todas las barreras y finalmente se entregan a la historia y se divierten.
– ¿Es más difícil emocionar a los adultos que a los niños?
– Para mí siempre el público más difícil es el de los adolescentes. Los niños no disimulan nada, pero vienen con la sorpresa a flor de piel. Los adolescentes ya están en esta actitud de rebeldes, uno requiere más energía para ganárselos. Los adultos son realmente maravillosos, también.
– Ha recibido premios en Argentina por su tarea de narradora en hospitales y asilos. ¿El cuento tiene cualidades curativas?
– La narración es terapéutica y no es sólo una actividad que uno pueda usar en el ámbito de la educación y el espectáculo, también en el ámbito de la salud, es una herramienta maravillosa. Es un remedio para el alma, nos ayuda a viajar a otros mundos, nos hace olvidar por un momento la realidad, nos hace hacer catarsis para expurgar nuestras pasiones, miedos, angustias, cuando nos identificamos con los protagonistas.
– Hay adultos hoy día que siguen creyendo que los cuentos son sólo para niños. ¿Qué les diría a esos adultos que olvidaron el niño que llevan dentro?
– Que vengan a Los Silos a escuchar a los maravillosos narradores de todo el mundo que les van a contar historias para adultos. Se ha perdido tiempo en las grandes ciudades, en este mundo contemporáneo, tan saturado de tecnología y consumismo, aquella costumbre de contar historias a la noche. Los cuentos son aptos para todos los públicos. Los grandes, los adultos, que no han escuchado nunca un cuento no saben lo que se pierden, es una experiencia inolvidable.
– ¿Qué cree que debe tener un cuento para sorprender?
– Un buen cuento para sorprender tiene que tener dos ingredientes que son una buena historia, que sería el esqueleto y bien contada, con buenas palabras. Creo que con una buena historia bien contada uno no deja de sorprender siempre al público.
– ¿Sobre qué temas escribe?
– Hay un poco de todo. Me gusta trabajar el humor, terror, fantásticos, tengo libros de leyendas tradicionales de mi país, poesías, novelas. Tengo libros para niños muy pequeñitos, incluso para adultos, La vida es cuento.
– ¿Qué aptitudes debe tener un buen narrador?
– La primera y la más importante es una actitud de mucha humildad. Es cierto, que todos los que nos dedicamos al arte tenemos una cuota de vanidad importante. Uno está mostrando una parte de uno y quiere recibir también la gratificación. Pero, a la hora de contar la vanidad debe quedarse debajo del escenario, uno tiene que subir sólo con las historias y lo que tiene que quedar como protagonista es la historia, no el contador. El buen contador es el que se desdibuja mientras la historia está en primer plano. Después una actitud de mucho trabajo, mucho rigor, no es una actividad que deba hacerse de una manera improvisada. Otra cosa que me parece importante, es citar las fuentes de dónde uno toma los textos, importante porque opino que la narración invita a la lectura. Citar a los autores es una manera de invitarlos a que se reencuentren con la historia que vive en los libros, porque es dónde viven las historias.
– ¿Al subirte el escenario eres una contadora que se apoya en un montaje especial?
– Depende. En general, me gusta la narración en estado puro, sin ningún vestuario especial. Mi voz, mi cuerpo, mi historia y el público. Cuando hicimos el espectáculo de terror, cuidamos lo escenográfico. Pero, me gusta subirme "desnuda" al escenario.

Etiquetas de Technorati: ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenid@ al Rincón de Noticias de Cuentacuentos
¡Animate y contame, pedime, preguntame...!

Gracias por comentar.

Comentar con el formulario antiguo