miércoles, 10 de noviembre de 2010

Ir al inicio

Entrevista Virginia Imaz para la Revista Artez a Inma Ruiz Ibañez "Pinticomina"

Inma Ruiz Ibañez nació en un pueblo de Valencia y ahora vive en Alicante. Desde muy pequeña, la lectura se convirtió en una gran pasión en su vida y pasaba las horas con un libro en la mano. Más tarde comenzó a escribir. Cree que siempre tuvo mucho que contar. La radio le fascinaba y trabajó en este medio varios años. También en la prensa escrita. Un día escuchó a una narradora y pensó que le gustaría poder contar historias de esa manera. Lleva seis años dedicándose profesionalmente a ello.

¿Qué es contar para ti?
Para mí contar es transmitir, es mostrar otros mundos, es jugar con la imaginación, llevar de la mano de la voz y las palabras a lugares lejanos, inexistentes, a quienes escuchan. Es acercarse a otras culturas, a los sueños y a la vida de otras personas reales o de ficción.

¿Cómo fue que comenzaste?
Fue un amigo el que me empujó a contar. Julián Moreno, narrador que ahora vive en Cantabria, trabajaba por entonces en Alicante en una librería infantil. Insistía en que contase en “Los sábados de cuento. Yo tenía un enorme miedo a contar. No tenía repertorio, ni idea de cómo hacerlo. Un sábado me llamó pidiéndome que le hiciera el favor de hacer yo la actividad ya que estaba solo en la librería. Y así empezó todo. Llegué con bastante tiempo para preparar algunos cuentos que había seleccionado. Y cuando me di cuenta estaba contando rodeada de niños y de padres que, para mi sorpresa, aplaudieron encantados al final de la sesión. Después de ese sábado vinieron muchos. Y luego una campaña en los colegios, y luego otra. Julián fue el que me contó del arte de contar cuentos, de los álbumes ilustrados que solía utilizar, de los narradores de Alicante y de los que andaban por el resto de España.

¿Una narradora nace o se hace? ¿Es posible formarse para contar? ¿Cómo debería ser esa formación?
A contar cuentos se aprende contando. Y cometiendo errores y sudando en un escenario. Y leyendo y escuchando a otros narradores. No existe el curso ideal que te convierte en un profesional de la narración. Puedes hacer talleres y cursos, toda piedra hace pared. Es este un oficio con un principio pero sin un final. No imagino una “universidad” para narradores, con un final de orla y diploma. No digo que no sea bueno participar en una serie de cursos de apoyo, jornadas de formación, pero estos cursos deberían de estar bien organizados. Quizás coordinados por un grupo de narradores con una reconocida trayectoria, aunque no sean ellos los que los den.
Para leer la nota entera vean acá

Etiquetas de Technorati: ,,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenid@ al Rincón de Noticias de Cuentacuentos
¡Animate y contame, pedime, preguntame...!

Gracias por comentar.

Comentar con el formulario antiguo