domingo, 28 de febrero de 2010

Ir al inicio

Excelente proyecto: “Buenas tardes, soy una persona libro”

 

Un grupo de fomentadores de la lectura se hacen llamar Personas Libro. Narran desde hace seis años, de memoria y en voz alta, su novela o poemario favorito, al igual que aquellos protagonistas de la novela 'Fahrenheit 451' de Ray Bradbury.

Estas peculiares sesiones de lectura comienzan así. El grupo despliega paraguas naranjas en el suelo, y se enroscan en el cuello bufandas de ese mismo color, símbolo del fuego que quema el papel. Estos lectores se presentan con las manos vacías, sin novelas, sin poemarios. Delante del auditorio narran de viva voz; y después una de ellas se presenta: “Buenas tardes, soy el primer capítulo de Cien años de soledad, de Gabriel García Márquez”. Luego, el resto de las Personas Libro –así se llaman- continúan la narración ante los asistentes.

Las Personas Libro - Proyecto Fahrenheit 451 es un movimiento asociativo que surge de la mano del dramaturgo Antonio Rodríguez en 2006. Su idea era promover la lectura de manera concéntrica, pero bajo una misma actitud y aptitud. Por grupos de voluntarios, cada lector recitaría de memoria y en voz alta, ante su público, un capítulo de un libro elegido, aquel que más le hiciera sentir el placer de la lectura. A partir de ahí, los grupos se irían conformando con su propia personalidad e inquietudes.

El nombre de este colectivo tiene como valedor la novela de Ray Bradbury Fahrenheit 451, en cuyo mundo literario los libros estaban prohibidos y se quemaban por la autoridad represora. Para conservar en la memoria colectiva cada novela, cada poema, cada título narrativo, un grupo de valedores de la lectura memorizaba un libro extinto.

“La idea se me ocurrió cuando en mis talleres de teatro me di cuenta de que los actores engolaban la voz y la palabra no llegaba. Empecé entonces a trabajar la lectura con varios alumnos. Mientras tanto, estaba releyendo el libro de Bradbury: y, por eso, llamé así al proyecto”, explica Antonio Rodríguez, fundador del colectivo en Madrid.

Así, el movimiento de Personas Libro se propaga desde hace casi un lustro por toda la geografía española, aunque tiene bastantes adeptos en Andalucía, por ejemplo. Allí se expande por ciudades como Sevilla, Córdoba, Granda o Huelva. Incluso hay hermanamientos con otros grupos internacionales, en países tan poco equidistantes como Argentina o Italia.

Este equipo de narradores-lectores (puesto que no les gusta vincularse al verbo recitar o al sustantivo recital) es heterogéneo, tanto en edad como en gustos literarios: “Dentro de nuestro colectivo de personas libro, tenemos entre una veintena de miembros que van desde los siete años a personas casi nonagenarias, lo que puede dar una idea de la diversidad”, comenta Esperanza García, responsable del proyecto Personas Libro en Sevilla.

Antonio Rodríguez, fundador de la asociación en Madrid, por su parte, insiste en que cada grupo tiene sus peculiaridades de narración y puesta en escena, pero que son dos los elementos fundamentales de esta actividad lectora en voz alta: que cada Persona Libro aprenda los fragmentos deseados de aquel título que más le toque o inquiete; y, además, que entregue la palabra, como si tocara a su interlocutor.

“Narramos con sencillez, en colegios, en asilos o en cárceles. Yo, por ejemplo, soy el primer fragmento de Cien años de soledad. Nuestro objetivo es defender el libro y el fomento de la lectura, en una acción que despierte la curiosidad lectora”, añade Esperanza García.

El poeta y tú

Esta asociación sevillana recuerda que entre sus hitos está su participación en las narraciones que en Andalucía se hicieron en homenaje al fallecimiento de la muerte del escritor y poeta uruguayo Mario Benedetti. O la sesión de lectura en voz alta del libro clave de Juan Ramón Jiménez, Platero y yo.

El promotor, Antonio Rodríguez, también recuerda que las narraciones de Personas Libro han viajado, en estos últimos cuatro años, desde el Círculo de Bellas Artes de Madrid, donde se leyó El Quijote en todas las lenguas del mundo, hasta la presentación de la Biblioteca Europea de Roma.

Lo cierto es que estas sesiones internacionales de lectura oral le han dado cierto empaque al proyecto, pero sus promotores recuerdan que en cualquier lugar o ante cualquier aforo, esta actividad se contagia como una epidemia lectora.

No es necesario tener cualidades para ser una persona libro. Cada vez que surge una narración somos germen de un nuevo foco. Somos voluntarios de lecturas voluntarias. Lo importante es que se parta de un libro deseado y que la palabra derramada, como chocolate fundido, sea vital, como cuando nacemos, follamos o morimos”, apostilla Rodríguez.

Por tanto, si el que escribe este reportaje tuviera que elegir, se presentaría así: “Buenas tardes, soy el capítulo 7 de Rayuela, de Julio Cortázar”.

FUENTE: Lainformación.com

Etiquetas de Technorati: ,

jueves, 18 de febrero de 2010

Ir al inicio

ANA PADOVANI HABLA DE SUS DOS ESPECTACULOS DE NARRACION ORAL

na32fo01

“Narrar es levitar con el que escucha”

Por Hilda Cabrera.

La actriz, profesora de música y psicóloga le pone el cuerpo a Queremos tanto a Niní y al personaje del Capitán Matamoros en el musical La cena de Leonardo. Aquí habla de “el deseo de transmitir y gozar de ese instante en el que se forma una mágica burbuja”.

Inquieta y perseverante como pocos, la actriz y narradora oral, profesora de música y psicóloga Ana Padovani presenta mañana Queremos tanto a Niní, mientras continúa componiendo al jactancioso Capitán Matamoros, figura de la Commedia dell’Arte, en el espectáculo musical y gastronómico La cena de Leonardo.

Premiada por sus numerosos trabajos, Padovani ha publicado libros y artículos en revistas de narración oral y editado CD’s (entre otros El ave maravillosa, título tomado de un cuento de Leonardo Da Vinci). Actualmente, programa un ciclo a estrenar en febrero próximo, Vida y milagros, sobre la vida y la obra de Roberto Arlt, Julio Cortázar, Niní Marshall y las hermanas Silvina y Victoria Ocampo; coordina encuentros de narración oral y participa del Plan de Lectura Nacional para maestros. Ahora mismo ha sido convocada para un ambicioso proyecto en el marco de los Juegos Olímpicos de 2012, en Londres. En principio, el comité organizador del área cultural seleccionó un relato tradicional persa que será motivo de investigación y rastreo en la tradición de varios países, Argentina incluido. La propuesta es “crear conciencia sobre el universo, los recursos naturales y humanos y la depredación del hombre”, según apunta Padovani. Otra forma de valorar el trabajo de campo de los narradores y las creaciones de los pueblos originarios, materia del “juglar” tradicional.

–¿Qué línea de narración prevalece hoy?

–La narración oral varía según el país y el lugar. En las grandes urbes se trabaja en los escenarios, aun cuando están los que siguen rescatando los cuentos tradicionales. En esto no quiero ponerme en juez, pero en Buenos Aires, sobre todo, la tendencia es trabajar el aspecto literario y teatral de la narración y masificarlo.

–¿Lo considera negativo?

–Se pierde de vista la raíz y a veces se abreva en la literatura haciendo depredación de la literatura. Mi opinión es que hay que respetar al autor y su escritura. Sé que algunos no quieren dar sus cuentos porque los modifican sin sentido. Claro que ésta es una situación aún no resuelta.

–¿Acaso no se pide autorización?

–En el nivel profesional, sí. Yo tuve buena disposición de los autores. El amateur no es siempre tan cuidadoso. No tiene noción de lo que está haciendo con el texto o no sabe desentrañar la voz del autor y ser intérprete de esa voz.

–¿Qué sucede en otros países?

–En general, los narradores orales no pasan tanto por la literatura. Estuve trabajando con Jan Blake (inglesa, de ascendencia jamaiquina, especialista en cuentos de Jamaica y otros del Caribe). Armamos un espectáculo bilingüe que estrenamos en Londres y trajimos al Museo de Arte Latinoamericano (Malba). Le sorprendió que me ocupara de cuentos literarios. Le parecía inconcebible tomar relatos ajenos a la tradición. Aun cuando aquí se acuda a otras fuentes, la literatura parece estar más a mano. Un asunto para discutir. En mi opinión el arte no tiene fronteras y es para todos, como todo acto de libertad y creatividad. Pero esto no quiere decir que no haya que respetar al autor. Por eso, en los encuentros que organizamos en las ferias de libros, por ejemplo, brego para que no se transformen en shows o espacios de simple exhibición.

–¿Cómo nace su interés por un texto? Los de Niní Marshall, por ejemplo, no la abandonan...

–Tengo un largo romance con Niní. Ella fue mi madrina. Le gustaba mi trabajo. Me instalo muy bien en sus personajes. A veces Catita me ha salvado de una dificultad: es tan inocente, tan impune que puede decir cualquier cosa sin que el otro se ofenda. Cuando tuve que pasar la gorra, decía para mí que la pasaba Catita. Armaba el personaje y el público lo aceptaba con agrado. Lo importante es dar con la propia voz. Algunos autores nos ayudan. Niní, Julio Cortázar, Marco Denevi... Tengo sintonía con ellos, tomo sus voces, en el buen sentido, y los nombro, siempre.

–¿Se equivoca?

–Cuando una se “instala” no hay fallas de la memoria. Tampoco timidez ni nerviosismo, sino el deseo de transmitir y gozar de ese instante en el que se forma la mágica burbuja en la que estamos metidos todos y donde el centro es la historia. En realidad, una es un eslabón en la cadena.

–¿Qué pasa si el público se distrae?

–Trabajo con un poco de luz para que no moleste. En el caso de un público infantil puede ser que los chicos comenten. Los escucho pero no respondo ni interrumpo la historia. Hay una cosa de respeto por el que se entrega y al que uno recibe, “levanta” y “deposita”. Si el narrador interrumpe esa acción y sale de la burbuja, el otro se cae. Narrar es levitar con el otro que escucha. No hay mejor respuesta que la de un chico que está callado y escucha. Antes de comenzar una narración les digo que se hagan la película en la cabeza y después hablamos.

–¿Cómo es la experiencia en La cena de Leonardo?

–Distinta. Ahí soy el Capitán Matamoros, personaje de la Commedia Dell’Arte y gran narrador de mentiras. Improviso cada semana en base a una estructura. Estudié comedia con Mane Bernardo, también con Cristina Moreira, Mario González, cuando dio cursos en el Cervantes, y con otros profesores que anduvieron por aquí. Matamoros es un arquetipo, fuente de creatividad.

–¿Dónde residen las diferencias entre países?

–Las diferencias están dadas por las condiciones económicas y culturales. En Colombia predominan los jóvenes, y entre éstos los varones. Acá, las mujeres de cierta edad. En los países centroamericanos están muy conectados con el stand up. Mis primeras experiencias en Europa fueron en Francia. Lo más visible en los años ’80 eran París y Londres. Hice talleres en París y quedé maravillada con las narraciones africanas y árabes. La inmigración hizo su aporte. España tiene textos tradicionales pero hoy se trabaja más con la literatura.

–¿Y en la Argentina?

–Cuando entré en este mundo aprendí a conocer personajes como Pedro Urdemales, el pícaro que viene de la tradición española, y Paí Luchí, de nuestra cuentística. Laura Devetach ha publicado una recopilación de Paí Luchí, el gaucho exagerado y mentiroso. Hay textos interesantes, como el de Berta Vidal de Battini, quien reunió cuentos y leyendas populares del país (editado en 1960), donde aparecen castillos y duendes, otra influencia española.

–¿Prefiere los relatos de humor?

–Me gustan especialmente los de suspenso. Dosificar la información, crear imágenes y sostener la atención del otro es una tarea fascinante. Un trabajo en el que puedo unir el humor con mi interés por la música es La cena..., la propuesta de Edith Margulis. En este espectáculo de música renacentista ingreso al final como Capitán Matamoros. La música está incorporada a mi actividad. En los talleres del Plan Nacional de Lectura para maestros enseño a utilizar la voz como un instrumento de cuerda, que lo es, aunque esta noción se pierda a veces porque no se trata de cuerdas que percutimos con la mano. La idea es que el maestro comparta diez minutos de lectura gozosa con sus alumnos. Para lograrlo les dejo reglas bien concretas sobre cómo se manejan los tiempos y cuándo el protagonista es la voz o el silencio.

· Queremos tanto a Niní. La historia de Niní Marshall y sus personajes, va los jueves a las 21 en la Biblioteca Café, Marcelo T. de Alvear 1155. Reservas: y 4878-2505/06. En el mismo lugar, los viernes a las 21, La cena de Leonardo, espectáculo musical de Edith Margulis. Cena, actuación y música renacentista.

FUENTE: Página12

Etiquetas de Technorati:
Ir al inicio

Taller para invidentes y público en general: Voces y narraciones de los objetos del Museo del Oro- Bogotá.

cbzt_taller Programación de talleres Febrero 2010

Museo del Oro del Banco de la República

Voces y narraciones de los objetos del Museo del Oro

Lugar: Exploratorio del Museo del Oro, Cra. 6 esquina Calle 16.

Fechas: Viernes 19 de febrero de 3:00 p.m. a 6:00 p.m.

Dirige: Jorge Andrés Colmenares

La narración y la participación activa de los asistentes a este taller, con la motivación de un tallerista invidente experto en multisensorialidad, nos dará como resultado una especie de radio novela: inspirados por la observación detallada de los objetos del Museo que serán nuestros personajes, cada participante asumirá un papel y así entre objetos, narración y puesta en escena de las ideas que surjan del grupo iremos construyendo un relato. ¡No te lo pierdas!

Inscripciones gratuitas:

PBX. 3432222 (opción 5)

Correo electrónico serviciosMO@banrep.gov.co

Cupo limitado

Dirección: Carrera 6 No. 15-88. Parque de Santander, Bogotá.

Horario: martes a sábado de 9:00 a.m. a 6:00 p.m., domingos y festivos de 10:00 a.m. a 4:00 p.m. Cerrado todos los lunes. Adultos $3.000, menores de 12 y mayores de 60 años entrada gratuita.

http://www.banrep.gov.co/museo

FUENTE: GESTORES CULTURALES, Una interesante propuesta que vale la pena mirar!!

domingo, 14 de febrero de 2010

Ir al inicio

El lenguaje simbólico en los cuentos populares - Víctor Montoya*

* Víctor Montoya nació en La Paz, Bolivia, el 21 de junio de 1958. Escritor, periodista cultural y pedagogo. Vivió en las poblaciones mineras de Siglo XX y Llallagua. En 1976, como consecuencia de sus actividades políticas, fue perseguido, torturado y encarcelado. Estando en el Panóptico Nacional de San Pedro y en la cárcel de mayor seguridad de Chonchocoro-Viacha, escribió su libro de testimonio "Huelga y represión”. Liberado de la prisión por una campaña de Amnistía Internacional, llegó exiliado a Suecia en 1977. Egresado del Instituto Normal Superior de Estocolmo, en cuya Institución Pedagógica cursó estudios de especialización. Impartió lecciones de quechua, coordinó proyectos culturales en una biblioteca, dirigió talleres de literatura y ejerció la docencia durante varios años. Ha publicado: “Huelga y represión” (1979), “Días y noches de angustia” (1982), “Cuentos Violentos” (1991), “El laberinto del pecado” (1993), “El eco de la conciencia” (1994), “Antología del cuento latinoamericano en Suecia” (1995), “Palabra encendida” (1996), “Cuentos de la mina” (2000), “Entre tumbas y pesadillas” (2002), “Fugas y socavones” (2002), “Literatura infantil: Lenguaje y fantasía” (2003) y “Poesía boliviana en Suecia” (2005). Fundó y dirigió las revistas literarias “PuertAbierta” y “Contraluz”. Su obra mereció premios y becas literarias. Tiene cuentos traducidos y publicados en antologías internacionales. Actualmente escribe en publicaciones de América Latina, Europa y Estados Unidos. Es director responsable de la edición digital de Narradores Latinoamericanos en Suecia: http://www.narradores.se / y del Rincón Literario: welcome.to/heterogenesis.

 

Los cuentos populares son alimentos para el alma del niño, estimulan su fantasía y cumplen una función terapéutica; primero, porque reflejan sus experiencias, pensamientos y sentimientos; y, segundo, porque le ayudan a superar sus ataduras emocionales por medio de un lenguaje simbólico, haciendo hincapié en todas las etapas -periodos o fases- por las que atraviesa a lo largo de su infancia.

Cuando el niño lee o escucha un cuento popular, pone en juego el poder de su fantasía y, en el mejor de los casos, logra reconocerse a sí mismo en el personaje central, en sus peripecias y en la solución de sus dificultades, en virtud de que el tema de los cuentos le permiten trabajar con los conflictos de su fuero interno. El psicoanalista Bruno Bettelheim ha manifestado que en el campo de la literatura infantil no existe otra cosa más enriquecedora que los viejos cuentos populares, no sólo por su forma literaria y su belleza estética, sino también porque son comprensibles para el niño, cosa que ninguna otra forma de arte es capaz de conseguir. Bettelheim, en su Psicoanálisis de los cuentos de hadas, afirma que: “A través de los siglos (si no milenios), al ser repetidos una y otra vez, los cuentos se han ido refinando y han llegado a transmitir, al mismo tiempo, sentidos evidentes y ocultos; han llegado a dirigirse simultáneamente a todos los niveles de la personalidad humana y a expresarse de un modo que alcanza la mente no educada del niño, así como la del adulto sofisticado. Aplicando el modelo psicoanalítico de personalidad humana, los cuentos aportan importantes mensajes al consciente, preconsciente e inconsciente, sea cual sea el nivel de funcionamiento de cada uno en aquel instante. Al hacer referencia a los problemas humanos universales, especialmente aquellos que preocupan a la mente del niño, estas historias hablan a su pequeño yo en formación y estimulan su desarrollo, mientras que, al mismo tiempo, liberan al preconsciente y al inconsciente de sus pulsiones. A medida que las historias se van descifrando, dan crédito consciente y cuerpo a las pulsiones del ello y muestran los distintos modos de satisfacerlas, de acuerdo con las exigencias del yo y del super-yo” (Bettelheim, B., 1986, p. 12-13).

Conforme a lo señalado por Bettelheim, no cabe duda de que casi todos los cuentos que provienen de la tradición oral abordan el mismo tema: la sublimación de los conflictos emocionales y los problemas existenciales que aquejan a los niños. No es extraño que las niñas, que son víctimas de abusos sexuales, asocien a sus violadores con los personajes “malditos” de los cuentos populares, cuyos protagonistas -lobos, ogros, gnomos, brujas y otros- se tornan en individuos del mundo real.

Si bien existen libros pedagógicos que ayudan a desarrollar las funciones cognoscitivas del niño, existen también libros que ayudan a superar los traumas psicológicos por medio de la ficción y el lenguaje simbólico, que representa cosas que no están al alcance del entendimiento humano. Ya Carl G. Jung, en “El hombre y sus símbolos”, dice: “usamos constantemente términos simbólicos para representar conceptos que no podemos definir o comprender del todo. Esta es una de las razones por las cuales todas las religiones emplean lenguaje simbólico o imágenes. Pero esta utilización consciente de los símbolos es sólo un aspecto de un hecho psicológico de gran importancia: el hombre también produce símbolos inconscientes y espontáneamente en forma de sueños” (Jung, C.G., 1995, p. 21).

La tesis de Betellheim parte de la base de que todos los cuentos populares reflejan la evolución física, psíquica, intelectual y social del niño; por ejemplo, el fracaso del egocentrismo, la soledad y falta de afecto, la satisfacción del deseo (casa de chocolate) y el triunfo sobre el peligro (la bruja) está simbolizado en el cuento “Hansel y Gretel”; el complejo de Edipo en “Blancanieves”; la pubertad en “Caperucita roja”; la rivalidad entre hermanos en “La Cenicienta”; el temor sexual en “La Bella y la Bestia” y el incesto en “Piel de asno”, un tema tabú del que todos saben algo, pero del que pocos se atreven a hablar. El rey y la reina simbolizan a los padres, la flor al desarrollo sexual y la casa a la seguridad y armonía en el hogar. El árbol simboliza la vida, el crecimiento o la maduración física y psíquica del individuo. Así como el perro simboliza la fidelidad, las aves simbolizan la libertad y la ayuda; esto ocurre en el cuento de “La Cenicienta”, cuando su madrastra echa ante ella un montón de guisantes buenos y malos y le dice que los separe. Aunque parece una tarea imposible, Cenicienta comienza, pacientemente, a separarlos y, de pronto, las palomas (los ratones, según otras versiones) acuden a ayudarla. Asimismo, la rama que Cenicienta planta en la tumba de su madre, se convierte en un árbol, en cuyas ramas vive un pájaro que, cada vez que Cenicienta llora, le concede sus deseos; por lo tanto, el árbol y el pájaro simbolizan el espíritu o la reencarnación de la madre de Cenicienta.

En el cuento de “Blancanieves”, justo cuando ésta yace en el ataúd de vidrio, que simboliza su muerte espiritual, tres pájaros acuden a llorar junto a los siete enanitos; la lechuza (pájaro de la muerte y la sabiduría), el cuervo (pájaro de Odín, jefe de las fuerzas oscuras) y la paloma (pájaro de Afrodita, de la inocencia y el amor). Los tres pájaros, aparte de constituir piezas claves en la trama del cuento, simbolizan un número mágico que también aparece en otros cuentos. El genio en Las mil y una noches concede tres deseos a Aladino; tres son las dificultades o pruebas que deben vencer los héroes de los cuentos fantásticos para liberar a la mujer amada y coronar su triunfo; tres veces la madrastra de Blancanieves visita la casa de los siete enanitos. “En su primera visita, disfrazada de una vieja buhonera, intenta estrangular a la hijastra con un corsé (no un “lasito” como dice la versión española), dramatizando su deseo de contrarrestar la pubescencia en proceso de la joven. Blancanieves, medio muerta, es reavivada por los enanos, y el espejo informa a la reina malvada del hecho. En la segunda visita la madrastra le da un peine envenenado, que igualmente la deja 'como muerta'. El envenenar los cabellos parece ser otro signo de la culpa que la madrastra le achaca a Blancanieves por crecer. Esto es confirmado por la tercera visita, después de que los enanos nuevamente procuran salvarla. Esta vez la madrastra, disfrazada de campesina, le ofrece una manzana 'con un veneno de lo más virulento'. La bruja come de la mitad blanca para demostrar su inofensividad, pero cuando Blancanieves la recoge y come de la mitad roja, se desmaya con la manzana atorada en la garganta” (Heisig, J.W., 1976, p. 76).

El siete es otro de los números mágicos en los cuentos populares. Ahí tenemos a los siete enanitos en el cuento de “Blancanieves”, quien se convierte en una niña hermosa a los siete años. Siete son los colores primarios, siete los días de la semana, siete los planetas de la antigüedad, siete las virtudes, siete los pecados capitales, siete los misterios, siete las maravillas del mundo y, según el mito de creación, el séptimo día es sagrado y de descanso.

Los animales salvajes simbolizan los conflictos no resueltos y los instintos de agresión. La víbora y el elefante, por su forma, pueden simbolizar la masculinidad, mientras que la manzana (los senos de la madre) es un viejo símbolo del amor y el matrimonio, pero también del peligro y el pecado. En la Biblia se dice que Adán y Eva incurren en el pecado por comer la fruta (manzana) del árbol de la ciencia del bien y del mal. La madrastra de Blancanieves, asaltada por los celos y la envidia, le procura la muerte con una manzana envenenada. De otro lado, el color rojo o colorado de la manzana -simbolismo extensamente repetido en ritos primitivos de la pubertad- representa la menstruación, la culminación de la etapa latente y la maduración sexual; lo mismo que la caperuza roja es un atributo de la primera menstruación de Caperucita roja, quien, aparte de sentirse acosada por la sexualidad masculina, es capaz de concebir y ser madre desde el punto de vista biológico.

La belleza está simbolizada por el color rojo, blanco y negro. De ahí que el cuento de “Blancanieves”, en algunas versiones, comienza con un rey y una reina que viajan por un camino cubierto de nieve, circunstancia en que el rey dice: “Deseo tener una hija blanca como la nieve“, Más adelante, al divisar un hueso lleno de sangre, exclama: “Deseo tener una hija con las mejillas rojas como la sangre“ y cuando ve a tres cuervos, volando a cielo abierto, el rey dice: “Deseo tener una hija con los cabellos color de cuervo”. En otras versiones modernas, el cuento comienza así: Es invierno y la nieve cae como ovillos blancos. La reina está cosiendo junto a la ventana, cuyos marcos están decorados en ébano. De pronto, la reina se pincha en la mano y saca el dedo herido a través de la ventana, dejando caer tres gotas de sangre sobre la nieve. Entonces se dice: “Quiero tener una hija blanca como la nieve, con las mejillas rojas como la sangre y los cabellos negros como el ébano“.

El complejo de Edipo, ese conjunto de sentimientos amorosos y hostiles que cada niño siente en relación con sus padres (atracción sexual hacia el progenitor del sexo opuesto y odio hacia el del mismo sexo, que considera rival), está simbolizado en varios cuentos populares. . Ahora bien, ¿qué es el complejo de Edipo? Según refiere una de las tragedias griegas, un oráculo había predicho que Edipo, hijo del rey de Tebas, mataría a su padre y se casaría con su propia madre, profecía que se cumplió fatalmente. Los psicólogos -a partir de Freud- designan con este nombre la atracción que el niño -alrededor de los 4-6 años de edad- experimenta por el progenitor del sexo contrario.

En los cuentos populares, de un modo general, el conflicto de Edipo está representado por el héroe que mata al dragón para liberar a la princesa; un hecho que simboliza la rivalidad inconsciente que el niño experimenta contra el padre (dragón) y el amor desmedido que siente por la madre (princesa). El conflicto de Electra, a su vez, está representado por Cenicienta y Blancanieves, quienes, en procura de liberar el amor sojuzgado del padre, se enfrentan a la crueldad de la madrastra, figura que, desde el principio, encarna el peligro y la maldad. Empero, valga aclarar que el complejo de Edipo, en algunas versiones adaptadas para los niños, es apenas una sugerencia sutil, debido a que un mensaje más directo podría provocarles angustias y ahondar sus conflictos emocionales.

El tema de la envidia y la rivalidad entre hermanos está simbolizado en el cuento de “La Cenicienta”, quien no sólo es presa del trato inhumano de su madrastra, sino también del odio y la envidia de sus hermanastras. Otros símbolos constituyen el zapato de cristal (en la versión antigua era una zapatilla de cuero suave), que Cenicienta pierde al salir de la fiesta, en la ceniza (símbolo del desprecio y la humillación), en el árbol que planta en la tumba de su madre y en el príncipe que la revive y la toma por esposa.

El narcisismo de la madrastra de Blancanieves está simbolizado por el espejo mágico y la madurez sexual por el corpiño, el anillo y la manzana. Si la combinación del color rojo, blanco y negro es símbolo de belleza, entonces el “Príncipe sapo” y “la Bestia” son símbolos de la agresividad inconsciente de la personalidad humana.

El incesto, al menos como intento, aparece expuesto en “Piel de asno”. Todo comienza con un rey todopoderoso, amado y respetado por su pueblo, y una reina que, sintiendo acercarse su última hora, le dice al rey: “Cuando te vuelvas a casar, júrame que lo harás con una princesa que sea más bella y mejor formada que yo.” El rey le jura que así lo hará. Sin embargo, al cabo de un tiempo, no resiste a la tentación de pensar en la princesa -su hija-, quien no sólo es bella y admirablemente bien formada, sino que sobrepasa en mucho a la reina -su madre- en donaire y encantos. De modo que el rey, seducido por la juventud y belleza de su hija, decide tomarla en matrimonio. La princesa, consternada por la actitud de su padre, le ruega no obligarla a cometer un crimen. Mas el rey no desiste en su propósito y manda a preparar la boda. La princesa pide ayuda a la Hada de las Lilas -su madrina-, quien, para salvarla del dolor y el infortunio, le aconseja pedirle al rey la piel de un asno. Entonces el rey, obsesionado por casarse con su hija, no le niega su deseo y deja matar a su asno preferido. La princesa se disfraza con la piel del animal y huye del palacio sin ser reconocida. El rey moviliza a sus guardias y mosqueteros para dar con el paradero de la princesa, quien se convierte en fugitiva y llega hasta tierras lejanas, donde contrae matrimonio con un príncipe que la pone a salvo del incesto y la conducta perversa de su padre.

La relación de las niñas con su sexualidad está reflejada en varios cuentos. Pero quizás el más representativo sea “La Bella y la Bestia”. La versión más conocida de esta historia cuenta cómo la Bella, la menor de cuatro hermanas, se convierte en la favorita de su padre, debido a su bondad desinteresada y su actitud cariñosa. No obstante, lo que desconoce la Bella es que, al pedir una rosa blanca, pone en peligro la vida de su padre y las relaciones ideales con él, pues la rosa blanca es robada en el jardín encantado de la Bestia, quien, llena de cólera, le impone el castigo de que en el lapso de tres meses debe entregarle a su hija menor, a cambio de poner a salvo su vida. Así es como la Bella se ve obligada a vivir con la Bestia, hasta el día en que, redimido por el amor, vuelve a su condición humana trocado en un hermoso príncipe. De entrada, el cuento simboliza la animalidad integrada en la condición humana, pues en muchísimos mitos y cuentos populares se habla de un príncipe convertido por arte de hechicería en un animal salvaje o en un monstruo, que es redimido por el beso y el amor de una doncella; un proceso que, según el psiquiatra M-L. von Franz, simboliza la forma en que el ánimus se hace consciente. En muchos mitos, el amante de una mujer es una figura misteriosa y desconocida que ella nunca debe ver y al que sólo puede encontrar en la oscuridad. De lo contrario, si enciende una luz y revela su identidad, corre el riesgo de no redimirlo de su condición monstruosa. El ejemplo está en la doncella Psique, quien era amada por Eros, pero tenía prohibido que intentara mirarlo. Eros la visitaba sólo por las noches y desaparecía al despuntar el alba. Las hermanas de Psique le advirtieron que el hombre con quien vivía era un monstruo horrible que no se atrevía a mostrarse a la luz del día. Entonces Psique, curiosa por descubrir el misterio que guardaba su amante, encendió el mechero y se enfrentó a la hermosa imagen del hombre que dormía a su lado. Pero como estaba nerviosa y sorprendida, agitó el mechero y dejó caer una gota de aceite sobre el hombro de Eros, quien despertó y la abandonó por haber visto lo que no debía. De modo que Psique pudo recuperar su amor sólo después de larga búsqueda y muchos sufrimientos.

Cabe añadir que en los cuentos populares, como en gran parte de los cuentos de la literatura infantil moderna, existe una dicotomía maniquea entre los personajes, cuyos atributos representan la bondad o la maldad, dependiendo del rol que se les asigna en la trama del cuento. Las fuerzas del bien están simbolizadas por el protagonista central y los personajes secundarios -el príncipe, las hadas, las palomas y los magos-, entretanto las fuerzas tenebrosas del mal están simbolizadas por los personajes -humanos y animales- que representan la insensatez, la astucia y el peligro, como es el caso del lobo feroz, los gnomos, las brujas y los ogros.

Bibliografía

Bettelheim, Bruno: Psicoanálisis de los cuentos de hadas, Ed. Grijalbo, Barcelona, 1986.

Heisig, J.W.: El cuento detrás del cuento, Ed. Guadalupe, Buenos Aires, 1976.

Jung, Carl.G.: El hombre y sus símbolos, Ed. Paidós, Barcelona, 1995.

 

Ir al inicio

La carpa de los cuentos del Emilio Varela logra el premio nacional de Educación.

 

El proyecto educativo de la AMPA integra a los alumnos de diversas nacionalidades con talleres de teatro, cocina y cuentacuentos

Profesionales cuentacuentos de varios países inician a los niños en el conocimiento de otras culturas y tradiciones en la carpa del Emilio Varela

Profesionales cuentacuentos de varios países inician a los niños en el conocimiento de otras culturas y tradiciones en la carpa del Emilio Varela.

El colegio público Emilio Varela de Alicante ha conseguido el premio nacional del Ministerio de Educación a la mejor experiencia educativa y una de las doce menciones especiales con su proyecto cultural "La carpa de los cuentos", por el que pasaron el curso pasado más de 2.500 personas y 800 alumnos de varios colegios de la ciudad junto a los 375 del centro.

A partir de representaciones teatrales sobre cuentos populares de diversos países, los estudiantes se han iniciado en el conocimiento de otras culturas y tradiciones, además de divertirse disfrutando con sus actuaciones. Los alumnos trabajaron en clase los cuentos durante dos meses y los representaron a lo largo de la semana que funcionó la carpa, abierta a todo el barrio de la Zona Norte.

También actuaron profesionales cuentacuentos invitados de numerosos países: Marruecos, Colombia, Camerún, España y Costa Rica, y se desarrollaron talleres multiculturales de música y baile y degustaciones de platos típicos de muy distinto origen elaborados por las mamás de los alumnos. Sin ir más lejos, Fátima e Ismagen hicieron menús marroquíes con distintas pastas cada día y té moruno, pero fueron los propios niños los encargados de mostrar la receta y de invitar a los demás compañeros la degustación.

Fermín Egido, educador integrante de Educanova consultores y Recursos, propuso la iniciativa a la AMPA del colegio y la presidenta, Mercedes Pons, se encargó de que la dirección primero, y el claustro de profesores después, no sólo la aprobaran sino que se implicaran por completo participando personalmente en las actividades. "Como concepto, la carpa de los cuentos es un lugar de encuentro en el que, unidos por un elemento común, el cuento, confluyeron personas de distintas procedencias con el mismo objetivo: mostrar que el entendimiento cultural es posible", explica el educador.

Para que los niños hicieran suya la carpa también se encargaron de decorarla con paneles en los que explicaban los cuentos representados, los países de origen y también "los valores y todas las cosas buenas que aprendieron de ellos", como explica Fermín.

Hoy mismo recogerán el premio en Madrid por el IX concurso de experiencias educativas que organiza la confederación española de las AMPA.

Fuente: INFORMACIÓN.ES (ALICANTE)

Etiquetas de Technorati:

viernes, 12 de febrero de 2010

Ir al inicio

La Feria Internacional del Libro de Buenos Aires

 

La Feria Internacional del Libro de Buenos Aires es la más grande de su tipo en el mundo de habla hispana. Es considerada como uno de los eventos culturales y editoriales más importantes de Latinoamérica; actuando como un lugar de encuentro entre autores, editores, libreros, distribuidores, educadores, bibliotecarios, científicos y más de 1.200.000 lectores de todo el mundo.

Fechas y horarios de funcionamiento

Funcionamiento para el público en general:

22 de abril al 10 de mayo de 2010, en los siguientes horarios:

* Domingos a jueves, de 14:00 a 22:00. Excepto el jueves 22 de abril que permanecerá abierta de 18:00 a 22:00

* Viernes y sábados, de 14:00 a 23:00

* Viernes 1. º de mayo, abierta en su horario habitual de 14:00 a 23:00

Antes de la apertura al público en general

26.as Jornadas de Profesionales del Libro

21 al 23 de abril de 2010

20.as Jornadas Internacionales de Educación

21 al 23 de abril de 2010

42.ª Reunión Nacional de Bibliotecarios

21 al 23 de abril de 2010

Inauguración oficial

El jueves 22 de abril de 2010 a las 18:30, se realizará la ceremonia inaugural. El ingreso al acto es con invitación especial.

Ese día la Feria estará abierta a partir de las 18:00 para público general.

En su programación cultural la Feria ofrece conferencias, mesas redondas, presentaciones de libros, diálogos con escritores, invitación a autores y especialistas del exterior, el Encuentro Internacional, el Encuentro de Narradores, Maratón de Lectura, narraciones para adultos, actividades para chicos y jóvenes.

15.º Encuentro Internacional de Narración Oral : “Cuenteros y Cuentacuentos”

Lema: Brindar historias

30 de abril, 1 y 2 de mayo de 2010

Dirigido a narradores profesionales, narradores aficionados, investigadores, escritores, editores, docentes y bibliotecarios.

Concurso de cuentos

Cuentos Rioplateados. Dos siglos, dos orillas

Se invita a participar del certamen a autores inéditos argentinos, uruguayos y extranjeros con cinco años de residencia en Argentina o Uruguay.

Los trabajos se recibirán desde el 22 de febrero hasta el 7 de abril de 2010.

ADEMÁS

Se desarrollarán siete actividades orientadas a diferentes campos de la educación:

* 20.as Jornadas Internacionales de Educación

* 6.º Espacio para la Educación Inicial

* 2.ª Jornada para la Enseñanza de la Matemática

* 11.º Foro Internacional de Enseñanza de Ciencias y Tecnologías

* 9.º Encuentro de Educación, Comunicación, Información y el Libro.

* 13.º Ciclo Internacional de Enseñanza de Lenguas

* 13.º Congreso Internacional de Promoción de la Lectura y el Libro

Habrá conferencias, paneles y talleres, en los que participarán destacados especialistas, investigadores y profesores.

PARA MÁS INFORMACIÓN: FUNDACION EL LIBRO

 

Etiquetas de Technorati:
Ir al inicio

Convocatoria para jóvenes Narradores de Cuentos

LA FERIA DEL LIBRO HACE SU CONVOVATORIA ANUAL

logo-36ºFeria-del-Libro

La 36ª Feria Internacional del Libro de Buenos Aires convoca a instituciones educativas, clubes, bibliotecas y centros barriales de todo el país que estén trabajando en la narración oral con grupos de chicos y chicas a partir de 10 años a participar en el espacio “Los jóvenes también cuentan”.

Los interesados pueden participar hasta el 26 de febrero de 2010.

Este espacio se integra al 15º Encuentro Internacional de Narración Oral “Cuenteros y cuentacuentos”, que se realizará en la Feria del Libro los días 30 de abril y 1 y 2 de mayo de 2010.

El objetivo es dar la palabra a aquellos jóvenes que están iniciando su camino como narradores y ofrecer un lugar de intercambio a las instituciones que valoran a la narración oral y la incorporan como proyecto educativo.

REQUISITOS

Los interesados deberán presentar video (VHS en Pal N), VCD o DVD, con una duración máxima de 15 minutos, título del cuento a narrar y una breve reseña del proyecto llevado a cabo en su institución. Los trabajos deberán ser entregados, personalmente o por correo postal, hasta el 19 de febrero de 2010 en la sede de la Fundación El Libro, Hipólito Yrigoyen 1628, 5º piso (C1089AAF), Buenos Aires, de lunes a viernes de 9:30 a 17:00.

La elección de los grupos que participarán en el Encuentro estará a cargo de La Comisión Organizadora del 15º Encuentro Internacional de Narración Oral “Cuenteros y cuentacuentos” Los seleccionados serán informados por e-mail, la primera semana del mes de marzo de 2010.

La Comisión organizadora está integrada por Carmen Bártolo, María Rosa Bordagaray, Mónica Elicabe Urriol , Nora Fonollosa de Latorre, Juana La Rosa, Elva Marinangeli, Paula Martin, Ana Padovani y Diana Tarnofky.

 

martes, 9 de febrero de 2010

Ir al inicio

IV Encuentro Internacional de Cuenta Cuentos Texturas

 

cuentosinternacional

Este encuentro no es un festival, ni sólo un evento; a lo largo de dos años se ha transformado en un movimiento que, además de ofrecer espectáculos de narración ante miles de personas en foros de todo tipo, propone espacios de taller y reflexión sobre el quehacer de la oralidad, la literatura y la identidad en diversos contextos.

Participan cuentacuentos de Argentina, México, España y Bolivia.

En Texturas, el narrador oral o cuenta cuentos es un ser que va hacia la gente compartiendo historias que previamente ha trabajado, es decir que leyó, gustó de ellas y luego –mediante un trabajo de análisis y reflexión- las comparte con responsabilidad, ya que conocemos el valor de las palabras que llevamos desde el sur hasta el norte del continente.

Si bien la Narración Oral genera a menudo alegría y diversión, toca siempre fibras íntimas de humanidad al exponer emociones que nos hermanan e identifican, generando cohesión al interior de cada grupo, por el sencillo hecho de haber compartido una historia.

Es así como en el intercambio y la diversidad de autores, cuentos, relatos, y en el recuento de lo vivido, se construye un grupo, un eje y un motor de identidad propia. Sirviendo esta experiencia como generadora de formas de entender al otro (público, escuela, región, país) en su identidad particular con la narración oral como vehículo.

Historia

En 2008, en un encuentro de narradores orales en Buga, Colombia se conocieron la argentina Inés Bombara y el mexicano Martín Corona Alarcón, además de Ricardo Marturet y Angélica Barajas. A raíz de este evento comenzó una profunda amistad y un intercambio de visiones que hoy conforman este festival binacional que cada año va y viene de sur a norte de América.

A partir de febrero de 2008 se generaron los siguientes festivales: Cuento al centro en Querétaro, febrero 2009; Encuentro Internacional de Cuenta Cuentos, Banderilla, Veracruz febrero 2008; I Encuentro Internacional de Cuenta Cuentos Texturas, Buenos Aires y Patagonia, Argentina, agosto -septiembre 2008; II Encuentro Internacional de Cuenta Cuentos Texturas, Puebla-Veracruz, febrero-marzo, 2008; III Encuentro Internacional de Cuenta Cuentos Texturas, Capital Federal, Buenos Aires, Jujuy, Río Negro, Chubut, septiembre-octubre, 2009.

Actividades del IV encuentro

Del 11 al 14 de febrero se participará en la Feria Internacional de la Lectura (FILEC) con el apoyo del Consejo Puebla de Lectura y el INAOE. Del 15 al 20 de febrero se tendrán diversas participaciones en el Distrito Federal para regresar a Puebla del 22 al 27 de febrero, continuando las actividades en Oaxaca del 28 de febrero al 2 de marzo, Xalapa del 3 al 6 de marzo, Orizaba 4 y 5 de marzo e Hidalgo del 6 al 9 de marzo.

Cada evento atiende a más de 25 mil espectadores en escuelas, teatros, plazas, centros comunitarios y toda clase de foros. Además de convocar cada uno a más de veinte narradores tanto locales como internacionales.

Hasta el momento esta es una iniciativa independiente coordinada en México por Martín Corona Alarcón y el grupo Juglaria, Circo y Narración y en Argentina por Inés Bombara con los grupos A plena Voz y A la Oreja Verde.

 

¡Buena fortuna a los participantes y que buenos vientos hagan danzar las palabras!

Para más información visita http://encuentrotexturas.blogspot.com/

Etiquetas de Technorati:
Ir al inicio

Presentación de la obra “Ciudad de los Muertos”, en el Festival de Teatro Cielos del Infinito

Elenco local narra las historias y leyendas del cementerio en “Ciudad de los Muertos”

gripo

Adrián González.S agonzalez@laprensaaustral.cl

“Nos sentimos súper emocionados por participar en este festival, ya que nosotros siempre habíamos sido espectadores de Cielos del Infinito, entonces fue un premio haber trabajado prácticamente un año y haber quedado en la selección”.

Ese es el sentimiento que embarga a la compañía Patas Chuecas de Punta Arenas y a su director, Marcos Bastidas, quienes hoy tendrán su debut en el Festival de Teatro Cielos del Infinito con la presentación de la obra “Ciudad de los Muertos”, a partir de las 21 horas en el gimnasio del Liceo San José con entrada gratuita.

Este año la organización del certamen quiso incluir una obra regional dentro de su programación, para lo cual lanzaron una postulación a mediados de 2009 y además los integrantes de la productora Hain vinieron a ver los montajes a Punta Arenas.

De esta forma fue elegida “Ciudad de los Muertos” un texto original que fue fruto de un trabajo de investigación de la compañía, integrada por 16 actores y una banda de tres músicos a cargo del profesor Joshua Obilinovic.

El montaje narra diversas anécdotas e historias pertenecientes al patrimonio cultural inmaterial que circula en torno al Cementerio de Punta Arenas, rescatando de esta manera mitos y leyendas relacionadas con el lugar, como también personajes históricos e ilustres que yacen en este sitio.

La compañía fue formada por el actor y comunicador audiovisual Marcos Bastidas en 2008 luego de la realización de un taller de verano en donde desarrollaron su primer montaje titulado “Qué voy hacer si no estai a mi lao” creado a partir de crónicas locales.

El grupo está formado por estudiantes de enseñanza media y universitarios interesados en desarrollar la actividad teatral de manera permanente en Punta Arenas a través de un elenco estable.

“Para mí unir a todo este grupo y convencerlos de un trabajo que tiene toda una proyección y de la importancia de este festival, hoy todos ellos está súper orgullosos de haber llegado a esta instancia y de representar a Punta Arenas con una obra inédita que habla mucho de esta ciudad”, comentó Marco Bastidas.

Agregó que “La obra es un trabajo de investigación que parte en enero de 2009 reuniendo fotos, grabaciones, documentos y realizando visitas a terreno. Comenzó como un taller y luego se fueron sumando más integrantes y profesionales como una profesora de Castellano y un profesor de Música. Esta es la historia del cementerio que nace en 1894 en Plaza Lautaro, donde contamos todas las anécdotas y mitos desde ese año hasta 2000”.

Sobre la narración de la obra señaló que “Es un relato lineal que se va contando por años, desde la llegada de los primero inmigrantes o ‘muertos’ que llegaron al cementerio hasta lo más reciente. La hicimos pensada en un musical y creo que es lúdica, a lo mejor en un futuro podría tomar características pedagógicas, ya que contamos los hechos desde la escena con una mirada súper objetiva sin caer en la parodia o en lo absurdo”.

Fuente: ESPECTÁCULOS

Ir al inicio

ALGUNAS IDEAS SOBRE LA ADAPTACIÓN DE TEXTOS

 

Como narradores orales constantemente nos enfrentamos a la tarea de adaptar las historias que nos llegan al alma para poder verterlas en otras almas.

Narrar es indefectiblemente adaptar, modificar, recrear historias y al mismo tiempo mantenerlas vivas.

La historia escrita es el material sobre el cuál puede trabajar un narrador oral (cuando no lo hace sobre historias puramente orales) en la actualidad, sean cuentos, leyendas, recopilaciones, sucedidos, etc. Sobre ese texto de base (ya sea escrito u oral) el narrador oral aplicará ciertas lógicas propias de la oralidad, como ser el uso del tono de voz, ritmo, gestualidad, pausas, espacios…

Con las historias de tradición oral normalmente no se presenta conflicto, en cambio muchas son las opiniones respecto a las adaptaciones de los textos escritos, más cuando estos tienen autor definido. Ahora bien al narrar inevitablemente se producirán ciertas adaptaciones al texto escrito ya que la construcción literaria no siempre es textualmente traducible en la narrativa oral. Dichas adaptaciones varían según el criterio de cada narrador, pero en principio debería respetarse del texto la estructura básica, los nudos y el desenlace, así como la intención el mismo. Y por supuesto el nombre de su autor.

Cada vez que se adapta una historia escrita (literaria), el narrador debe realizar tales o cuales modificaciones según sean sus receptores. Dado que, según sean los distintos receptores, se perderán más o menos aspectos del texto escrito, ya sea porque se necesite adaptarlo en un lenguaje más simple y cotidiano perdiéndose en este caso el uso de términos más eruditos y de formas gramaticales más desarrolladas; o bien porque deban suprimirse la abundancia de descripciones que distraen en la oralidad, cosa que no sucede en al lectura.

También es posible que al adaptarse la versión se modifique de tal modo la historia que se convierta casi en otra, o que se le cambie el final, pero esto sucede en casos extremos.

En todos los casos lo que se pierde esencialmente es la construcción literaria que sólo puede ser leída (vista), pero no así la esencia del relato, que es justamente lo que logra conservar la oralidad.

A mi criterio al realizar una adaptación es fundamental respetar la intención esencial del relato y conservar su estructura básica, (personajes, descripciones fundamentales, nudos, desenlace) sobre todo cuando se trata de relatos de autor o de historias tradicionales. También considero viable la “creación” (recreación) a partir de una historia, pero en este caso daríamos origen a otra historia nueva que ya no podríamos adjudicarle al autor original. El narrador puede jugar con todo material que el interese, pero ha de ser fiel a aquello que dice ser fiel.

Siendo pues tan importante este tema, y generando tanto debate, quiero hoy ofrecer algunas miradas al respecto.

DICE MAC SORIANO….

Al reflexionar acerca de la naturaleza misma de la adaptación, comprendí que se situaba en un marco más general, que es una de las dimensiones características de nuestra época: el de la divulgación.

El lenguaje cotidiano relega el término divulgar al ámbito científico. Divulgar es traducir los enunciados científicos a un lenguaje asequible para un mayor número de personas.

¿Es esto posible siempre y bajo toda circunstancia? Es evidente que no. Un libro de divulgación supone siempre en el lector un mínimo de conocimientos, un determinado nivel. Se trata de desembarazar dichos enunciados científicos de su tecnicismo, pero sólo hasta cierto punto. Caso contrario, se estaría renunciando al rigor y se terminaría por falsearlos.

Una divulgación bien entendida supone un ida y vuelta: los que saben esclarecen y simplifican y los que todavía no saben hacen un esfuerzo y precisan sus curiosidades y sus conocimientos.

El término “adaptación”, en cambio, está reservado al terreno de la literatura. Pero los problemas que plantea son los mismos.

La adaptación literaria aparece como una necesidad histórica: se trata de suscitar en el gran público el gusto y la necesidad de obras de calidad.

Cuando se pronuncia la palabra “adaptar” la mayor parte de las personas piensa en la adaptación cinematográfica o televisiva. Esta asociación de ideas es significativa y le devuelve a la cuestión su verdadera dimensión. Adaptar es transmitir un pensamiento, una toma de conciencia por los medios de la expresión que se consideran más apropiados, la imagen en movimiento en este caso, técnica de comunicación más directa que muchas otras.

Adaptar, bajo esta perspectiva, no es degradar. Por el contrario, es más bien esforzarse por repensar una obra del pasado, por buscarle nuevas vías de penetración en la humanidad.

Defender esta postura con respecto a la divulgación o de la adaptación no implica caer en soluciones facilistas. Incluso involucraría acercar al público obras no sólo de otra época, sino de otras culturas. Y esta apertura multicultural es algo que nuestro mundo de hoy necesita.

(Del artículo “Adaptación y divulgación”, de La Literatura para niños y jóvenes. Guía de exploración de sus grandes temas, de Marc Soriano.)

OTRA POSTURA ES LA DE Dora Pastoriza de Etchebarne.).

¿Es conveniente adaptar obras para ponerlas al alcance de los niños? Es muy difícil emitir opinión al respecto, pues las experiencias recogidas son contradictorias.

En ciertos casos, el hecho de conocer las obras así adaptadas puede quitar interés para una futura lectura en su texto original. (“ya la leí…” “ya la conozco… “). Paralelamente, sabemos de jóvenes que entusiasmados por obras que conocieron en su infancia, buscaron, más adelante, la versión completa, y gozaron su lectura “por segunda vez”.

Por otra parte, no a todos los niños se les presentará la oportunidad de leer las mejores obras de la literatura universal, y en tal caso es bueno que sepan que existen, y de qué tratan. Pero como el ideal no es ése, sino gozar con la lectura de la verdadera obra, pensamos que deberán ser los adultos los encargados de guiar al niño, según las posibilidades que su vida le ofrezca.

(De El cuento en la literatura infantil, de Dora Pastoriza de Etchebarne.).

Seguramente existen muchas más y cada uno tendrá su propia mirada, esta nota no concluye nada, más bien abre una reflexión que hace a nuestra labor cotidiana.

© Ana Cuevas Unamuno

¡Hasta la próxima!

 

lunes, 8 de febrero de 2010

Ir al inicio

Empieza "La hora del cuento" en el Centro de Lectura Condesa

 

Con temas como la soledad y la tercera edad, Cecilia Kamen Bag abrió el ciclo "La hora del cuento. Historias de amor, humor y…", organizado por la Coordinación de Literatura, del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), y el Foro Internacional de Narración Oral (Fino), en el Centro de Lectura Condesa.

Maestra en el Centro de Investigación Coreográfica, autora de los libros infantiles biográficos sobre Felipe Segura y Raúl Flores Canelo, y con una trayectoria de más de 10 años como narradora, Kamen Bag ofreció anoche al público "Malos hábitos", en el que relató, en su mayoría, anécdotas graciosas de su vida.

Comenzó la sesión al asegurar que la sociedad tiende a dividir los hábitos en buenos y malos de acuerdo a prejuicios que consideran correctos, sin embargo se refirió al proceso de envejecer como el peor hábito del ser humano, pues es irreversible e irremediable.

La ganadora del Premio Interamericano de Narración 2000, enumeró las ventajas y desventajas de la vejez; de las segundas nombró la pérdida de la memoria, la vista o el oído, en cuanto a las primeras prometió publicarlas cuando encontrara alguna.

También incluyó en su repertorio experiencias propias con mucho humor, como la de su amigo "Cacho, el cavernícola", o la de "El fantasma de la muerte", en la que ella misma se creía inmortal, reafirmando así la frase que mencionó: "la realidad está en las anécdotas, la vida es pura ficción".

Más tarde, abordó el tema de la soledad con historias como la de "La carta", "La tienda", "El catedrático y su loro", "Humberto Alvarez", y una versión corta de "Un caso doloroso", del famoso escritor irlandés James Joyce.

Esta narradora, quien se ha presentado en el Palacio de Bellas Artes, el Museo Casa de Carranza y el Centro de Cultura Casa Lamm, entre otros espacios, se despidió con un "Cuento sin palabras" y un mensaje de amor y paz para su público que le aplaudió calurosamente durante toda la velada.

"Es una satisfacción poder llegar a un momento de la vida en el que se poseen un montón de historias para compartirlas a través de cuentos; desarrollar con humor y amor a la vida las ventajas y desventajas de quienes vivimos la tan mentada tercera edad", expresó.

El Fina procura preservar y difundir a través de la tradición oral el conocimiento artístico, humanista y científico. Aunado a ello, se invita a la lectura y expresión escrita en busca de una mejora afectiva, social y profesional.

El ciclo "La hora del cuento. Historias de amor, humor y…" continuará los viernes 12, 19 y 26 de febrero, con la participación de Catalina Cabello, con "Historias del lobo lector"; Isabel Mora, con "Cuentos políticamente correctos", y Jorge Alburquerque, con "Cuentos desobedientes", respectivamente.

Fuente: La Crónica de Hoy

 

miércoles, 3 de febrero de 2010

Ir al inicio

ENTREVISTA A PABLO ALBO- NARRADOR ORAL- ESPAÑA

 

'He tenido que cortarme el pelo. Ha sido una experiencia nueva para mi...' Así comienza el nuevo libro de Pablo Albo, una historia surrealista de un niño muy especial que guarda en su cabeza. Este cuentista afincado en Albacete hace de sus relatos infantiles un desborde de fantasía y sentimientos, un derecho a imaginar y soñar que poseen los más pequeños.

-¿Qué historias surrealistas guarda el niño en su cabeza?

-Todas las imaginativas posibles, los niños siempre se están preguntando ¿y si...?, a todo necesitan una respuesta. Por ello quiero hacer el uso de su imaginación, los sueños de los más pequeños que hacen de sus vidas una realidad. A partir de esto la cabeza me ha hecho pensar, me ha hecho ir a esos mundos de la fantasía y la inocencia. En su pelo guarda selvas, animales fascinantes, criaturas nunca vistas, y algún otro intruso. La tijeras del peluquero le privan de semejante maraña, no de su desbordante fantasía, ni tampoco de sentimientos que conectan su mente y su corazón.

-¿Qué técnicas utiliza dentro del relato?

-Como narrador oral que soy intento que todos aquellos cuentos que trasmito de viva voz puedan pasar al libro, pero transformadas y adaptadas para ser leídas, aunque algunas de las que escribo no son para ser leídas y otras orales para ser escritas. En realidad, la literatura oral y la escrita son una misma cosa, aunque no se parezcan. Hay historias que no se pueden escribir porque no tienen sentido, no es lo mismo escucharlas que leerlas; el que las escucha no puede volver a conseguir la información y quien las lee no puede saber como se dicen las cosas.

-¿Qué es lo que quiere trasmitir a los niños?

-Que los dejen tranquilos de la literatura de valores, quiero que continúen con esa imaginación que les caracteriza, cada uno con su edad y sus fantasías. Que puedan ver el valor de la literatura en sí misma, que les haga llevarles a mundos imaginarios y adquieran esa capacidad y costumbre por la lectura. La verdadera cuestión es esta, la que sirve como valor en sí mismo que permite la creatividad hacia el arte. Creo que no tengo un objetivo concreto sino el de contar y trasmitir formas y colores.

-¿Por qué dirigirse ahora a los más pequeños?

-Escribo tanto para adultos como para público infantil, pero los que más me gustan son los infantiles. Como adulto no pretendo infantilizar las historias sino verlas desde la mirada de un adulto.

-¿Qué son los cuentos para usted?

-Son verdades vistas de otra manera. Autor de casi todo lo que compongo.

-¿Qué clase de cuentos cuenta?

-En ellos predomina sobre todo el humor, contiene muchas emociones, melancolía; es un paseo por los sentimientos más arraigados. 'Melena' acompañado con ilustraciones hace del protagonista el eje central del relato escrito y visual. Elaboradas con técnica mixta y originalidad jugando con metáforas que un niño pueda entender.

-¿Cómo se definiría?

-El cuentista es una persona que trasmite los cuentos más llamativos con unas formas que no todo el mundo posee. Pero sobre todo, soy una persona a la que le gusta imaginar, el humor, los sentimientos y sobre todo la ternura.

-¿Qué es lo que pretende con sus cursos de narración oral?

-Hay dos tipos de personas a los que me dirijo: a los padres y madres que ya saben contar con cariño y cuidado los cuentos y otro de introducción para dar las formas necesarias para aprender a contarlos. La narración oral tiene sus claves y hay muchas personas que cuentan cuentos sin saber. No todos somos capaces de ponernos delante de un público y hacer que se diviertan y conmuevan con lo que le estás contando. Hay que respetar al público y escuchar lo que quieren oír.

-¿Qué inconvenientes tienen los cuentistas entonces?

-Todo el mundo puede aprender a contar cuentos pero, en estos cursos que se imparten se ven a muchos de ellos que antes de terminarlos ya están preguntando lo que cobrarán por ello más que dónde van a actuar para disfrutar de este 'oficio', contar cuentos. Este trabajo tiene una parte muy creativa, una faceta artística que hay que desarrollar.

FUENTE: LAVERDAD.ES

Etiquetas de Technorati:

Ir al inicio

ABUELAS CUENTACUENTOS

País: Argentina

A mediados de los 90s, durante una visita a Alemania, el escritor argentino Mempo Giardinelli tomó contacto de manera casual con personas de la llamada tercera edad que visitaban hospitales para leer cuentos y poemas a enfermos terminales, aliviándoles así el dolor de cerrar sus vidas. Del impacto producido al ver aquella noble manera de ayudar a bien morir, nació la idea de que la lectura de cuentos debía ayudar, también, a bien vivir.

Así comenzó a gestarse, en 1999, la idea de crear un Programa de Abuelas Cuentacuentos, con la premisa de llevar lecturas a quienes comienzan la vida, otorgándoles una oportunidad de acceder al libro y de ejercer su derecho a la lectura. Ejecutado a través de la Fundación Mempo Giardinelli, Abuelas Cuentacuentos promueve la tradición de la lectura intergeneracional en la primera infancia como práctica cultural que transmite valores estético educativos y genera, en el más largo plazo, una mayor demanda de lectura y bienes culturales.

Estrategias de comunicación

El proyecto nace como una iniciativa de fomento a la lectura porque la Fundación considera que "un libro puede ser leído por varias personas y que ese acto amoroso que tenían los abuelos de leerle a sus nietos, un acto fundante de la identidad de una persona, se ha perdido en el tiempo".

En 2000 la Fundación inicia una experiencia piloto para detectar la posibilidad de conseguir abuelas voluntarias que deseen participar en la propuesta y tantear la aceptación de las escuelas para entrar en el programa. Recibieron más voluntarias de las que esperaban. A su vez, las escuelas acogieron con entusiasmo a las voluntarias que iban a leer con los estudiantes. Los maestros, en lugar de oponer resistencia, expresaron que las actividades de lectura ayudan a aumentar la motivación de los estudiantes.

El programa funciona en varias etapas:

• Convocatoria abierta al público para invitar abuelas a participar

• Selección de materiales literarios y teóricos sobre la narración oral y la lectura

• Reuniones con las abuelas voluntarias para conocer sus expectativas y explicarles qué se espera de ellas

• Creación y mantenimiento de las bases de datos de abuelas cuentacuentos, y capacitación a las abuelas.

Una vez cumplidas estas etapas, son las propias abuelas quienes entran en contacto con las escuelas y en acuerdo con la dirección de la misma, establecen el cronograma de visitas y la forma de trabajo. Las abuelas se convocan por medio de la prensa inicialmente, y posteriormente a través del boca a boca.

La actividad es extracurricular, pero se desarrolla dentro del espacio de la escuela y son las maestras quienes asignan un espacio dentro de sus clases a las abuelas. "Yo soy la abuela Marita y lo que hago es llegar unos 15 o 20 minutos antes de la sesión con mi 'bolsita del tesoro' en la que llevo los libros del día, para varias edades (generalmente de 5 a 12 años), y sobre diferentes temas. Una vez se toca el timbre, voy recorriendo grado a grado y empieza la lectura. No se trata solo de pararme delante de los alumnos y hacer una lectura en voz alta; en realidad es poner todos mis sentidos, mis emosiones, mi energía, mis sentimientos, para que a través de mi voz puedan ir saliendo los personajes de las distintas historias, leyendas, cuentos, poemas, etc. Terminado este texto que seleccioné, comentamos. Nos interesa mucho que los niños identifiquen a los autores, así que enfatizamos en eso. Siempre establecemos con las maestras que no pidan que los niños rindan informe de la lectura, sino que los dejen con la experiencia placentera de escuchar un cuento", comenta Marita Lorenzo, una de las abuelas cuentacuentos.

A partir de este momento, la Fundación establece un canal de comunicación permanente con las abuelas para apoyarlas en lo que requieran para desarrollar su labor. Este voluntariado une a dos generaciones muy vulnerables, las adultas mayores y los niños. Apesar de que no todas son abuelas, se recurre a esta figura por la simbología de dulzura que evoca. Algunas de ellas han dejado de trabajar siendo relativamente jóvenes y encuentran en este programa una oportunidad para cumplir un rol social y de alguna manera resignificar su vida.

Según Marita, esta relación refuerza la autoestima de las abuelas porque "a veces el adulto mayor no sabe muy bien que lugar ocupa fuera de la familia, luego tener este espacio de reconocimiento social es muy importante. A mi por ejemplo me ha ayudado a valorar el estímulo que tuve de mi familia hacia la lectura y a redescubrir la niña que aun habita en mi y la espontaneidad, que se me ha enriquecido porque voy tomando contacto con los niños. Nosotras nos encontramos en dos reuniones mensuales en las que compartimos nuestras experiencias y leemos para nosotras los textos que llevamos a los chicos".

Actualmente el programa cuenta con casi 2.000 voluntarias. Desde el año 2006 el Ministerio de Educación le pidió a Mempo Giardinelli la transferencia del programa y ahora es política de estado, lo que les permite hacer presencia en casi toda la República Argentina y beneficiar a más de 200.000 niños (según estadísticas de 2008). "Yo creo que gran parte del valor de este programa es que no exige grandes inversiones y que se sostiene en el trabajo voluntario de personas realmente interesadas en la propuesta", afirma Adela Ratner, coordinadora del proyecto.

Las abuelas cuentacuentos tienen el apoyo de personal especializado en letras que selecciona los textos. "Evitamos usar materiales de personajes de moda o comerciales; preferimos a autores argentinos o clásicos, a los que los niños tienen un menor acceso. Creemos que ese afecto de las abuelas mezclado con literatura de calidad, genera más demanda de lecturas. En la evolución lectora de los niños hemos notado que ahora ellos van a la biblioteca, solicitan libros de los autores que nosotras trabajamos, pueden hablar de los textos, pueden hablar de los autores y eso es muy importante", confirma Adela.

El programa ha sido sistematizado desde el año 2001. Cada vez que la abuela lee, llena una ficha en la que registra el número de niños que asistieron, qué libro leyó, en qué fecha y en algunos casos, los comentarios sobre la jornada. Asimismo las rectoras registran dos veces al año sus impresiones sobre el programa, así como la evolución lectora de los niños. Posteriormente la Fundación recoge y sistematiza sus evaluaciones para analizarlas con ellas mismas y promover cambios cuando es necesario.

La Fundación Mempo Giardinelli ha creado un Centro de Transferencia Virtual, en donde se encuentra la información necesaria para que cualquier persona o institución interesada en llevar adelante el Programa pueda iniciar su labor voluntaria como Abuela Cuentacuentos o como Coordinador.

FUENTE: RED DE LA INICIATIVA DE COMUNICACIÓN

 

lunes, 1 de febrero de 2010

Ir al inicio

ENTRE RÍOS- ARGENTINA- Crespo: Este lunes se inicia la V Fiesta Popular de Teatro

 

Desde este lunes 1 de febrero, en Crespo se realizará la V Fiesta Popular de Teatro, por la que llegarán, alrededor de 100 actores de distintas partes del país.

A las 20.30, en la primera jornada, se presentará la obra local “Hablemos de los vecinos” del IMEFAA. El martes 2, a las 19.00, se ofrecerá “Fragmento de la muestra anual” (Escuela Técnica), a las 19.15 “Engaños y decepciones” (Club de Ciencias local) y a las 20.30 en el museo, la obra “Visitas” del grupo Haciendo Sendas”, dirigido por Daniel Wendler.

El miércoles 3, a las 17.30, “Las maldades de Malucha” (grupo del IMEFAA), a las 19.00 “Amor Corrompido” (grupo de Feliciano), 19.45 “Vanka” (grupo de Maciá). Tras un intervalo, a las 20.30 se presentará la obra “Dos son multitud” (grupo de Diamante), a las 21.15 habrá un espectáculo de danzas estilizadas con Emanuel y Nadia y a las 22.00, se ofrecerá “Mamushkas” (conjunto de Santa Fe).

El jueves 4 a las 17.30, “Sed o no sed” (grupo de Capital Federal), a las 18.15 un intervalo con la Abuela Cuenta Cuentos, a las 18.45, la obra “El juego perdido” (IMEFAA), a las 20.00 “El canto del Cisne” (grupo de Colón), a las 20.40 habrá música para los jóvenes, con un grupo de rock de Ramírez, a las 21.00 “Resonantes Voces” (IMEFAA) y a las 22.30, la obra “Je suis divorce” (grupo de La Pampa).

El viernes 5, a las 17.30, “La Máquina de la Cultura” (grupo de Capital Federal), a las 19.00 intervalo con la Abuela Cuenta Cuentos, a las 19.30 “Danza Babieca” (grupo de Capital Federal), a las 20.30 intervalo con grupos de IMEFAA, a las 21.00 “Pugliesse & Darienzo” (conjunto teatral de Pilar, Buenos Aires), a las 22.00 en la plaza, “Mohosos” (grupo de Santo Tomé) y a las 22.15, apertura artística con IMEFAA, grupo Flor de Vida y a las 23.00, “Lacias”, de Paraná.

El sábado 6, a las 17.30, “La Sirenita” (IMEFAA), luego intervalos y la estatuas vivientes en la plaza. A las 19.00, “L’aqua e finita” (grupo de Corrientes), a las 20.00, intervalo con el grupo Lazos de Amistad, a las 20.30, “Que onda con Borges” (grupo de Capital Federal). A las 22.00, “Contra inteligencia” (grupo de Oncativo, Córdoba) y a las 23.00, “El Panteón de las cluecas” (grupo de Mendoza).

El domingo 7, a las 17.30, “Doña Disparate” (IMEFAA), a las 18.30 estatuas y espectáculos infantiles con marionetas y a las 20.00, “La vida que me vive” (grupo de Monte Grande, con una obra musical). A las 21.00 se presentará “Mi reina, amorcito corazón” con Eda Díaz y a las 22.00, el acto de clausura para la entrega de certificados.

FUENTE: EL OBSERVADOR DEL LITORAL

Etiquetas de Technorati:
Ir al inicio

"La cultura de la oralidad sigue estando presente de manera cotidiana en el África rural"

 

El camerunés Boniface Ofogo, uno de los más prestigiosos narradores orales de África, es uno de los protagonistas del XX Festival Internacional de Narración Oral que se celebró la pasada semana en Gran Canaria. En esta entrevista Ofogo reflexiona sobre el estado actual de la cultura africana.

ANTONIO G. GONZÁLEZ | LAS PALMAS DE GRAN CANARIA Hace poco Josep Yai Olabiyi, presidente del comité ejecutivo de la Unesco hasta septiembre de 2009, se lamentaba en Las Palmas de Gran Canaria de la falta total de los gobiernos africanos y de la Unesco a la literatura oral, que consideró en extinción en África. ¿Cuál es, a su juicio, la actualidad de ésta?

-Sí, habría que distinguir el África rural de la nueva África urbana. En la rural, en la que vive mi familia, la narración oral, aunque yo hablaría más de cultura de la oralidad, haciendo con ello referencia a la preponderancia de la comunicación verbal, de la transmisión oral en general, siguen estando absolutamente presente de manera cotidiana. Mire, acabo de venir del funeral de mi padre, que fue en noviembre.

Fue puramente tradicional. Y, bueno, voy a proyectar un vídeo en Agüimes, que grabé allí, en el que se ve cómo los abuelos y las personas mayores se levantan y hablan para mostrar su respecto al difunto, hablan horas y horas, y los jóvenes callan, escuchan y muestran un nivel de respeto que jamás he visto en otra parte del mundo. Y son abuelos totalmente ágrafos [analfabetos]. Por ejemplo lo es el tío de mi padre, al que él le contó el testamento y mi tío, ese día, el día ritual en el que termina el luto, cinco después del entierro. Y este señor dio cuenta verbalmente con pelos y señales del testamento, y eso va a misa. Se trata de un testamento oral, por tanto.

-Fantástico, entonces la palabra tiene valor legal en África, o al menos en el ámbito rural.

-Sí, muchos contratos y matrimonio son totalmente verbales. El Estado sabe que son culturas orales. Y están reconocidos legalmente. Mucha gente no está casada legalmente, en el sentido de que cuenten con papeles. Claro, con la oralidad sucede que los abuelos no tienen problemas de alzhéimer, porque tienen la memoria permanentemente activa. Y, bueno, tienen guardados en su cabeza una enorme cantidad de proverbios muy profundos, que yo a veces no entiendo bien... Esto tiene que ver con que cuando un abuelo o un anciano en África te da un consejo, primero te suelta tres o cuatro proverbios bastante complejos. Esto, en toda el África Negra.

-Esta cultura de la oralidad obviamente se corresponde con cierto tipo de relaciones sociales, con las grandes redes familiares típicas del campo. Pero África vive un proceso galopante de urbanización, son ya megalópolis ¿Y la oralidad ahí?

-Es marginal, se ha perdido mucho, porque, en efecto, esas estructuras sociales no existen, se rompen. Los abuelos no están en la ciudad, el respeto a los mayores en la ciudad no existe. Ahí ya están la escritura y la televisión. La diferencia es total... En el funeral de mi padre he descubierto, por ejemplo, que mi familia es inmensa, que tiene auténticos tentáculos. Por ejemplo, el tío este al que mi padre confió su testamento verbal nunca supe yo que era pariente nuestro hasta entonces. Y resulta que fue el portavoz del difunto. Todas estas cosas en la ciudad ya se pierden.

-Otra cuestión. ¿Qué representa la oralidad para la literatura? ¿Cómo tiene lugar el proceso de creación de historias, es totalmente previo a la representación, como en el teatro...?

-En el proceso de creación no hay mucha variación respecto del de la literatura escrita, ahora bien, a la hora de formularlas, es verdad, hay un componente de teatralidad que es muy importante, porque ahí cada narrador pone su acento, sus énfasis. La oralidad es más directa, viva y espontánea en ese sentido.

-Sí, la puesta en escena forma parte también del proceso creativo, aunque ocurre igual cuando un director de orquesta interpreta una sinfonía, ¿no?

-En efecto, lo que pasa es que las variaciones en la narración oral pueden llegar a ser determinantes, ahí hay un margen muy amplio para la improvisación, para hacer paréntesis en la historia nuevos por completo, y a veces muy extensos.

-Entonces la puesta en escena se rebasa a sí misma en cuanto a que va mucho más allá de lo que sería la interpretación, es decir, el modo de narrar. Sea como fuere ¿priman las viejas historias sujetas a este proceso de evolución colectivo o hay historias nuevas por completo?

-Hay un poco de todo, aunque la mayoría forma parte de un repertorio colectivo. Pero cada persona que cuenta su historia se convierte en su autor. No obstante, también los narradores, tanto los más viejos como los nuevos, se inventan historias. Algunos de los que estuvieron en el funeral de mi padre contaron historias nuevas que pasarán a forma parte de la historia de la literatura oral, si logran ser conservadas. E, insisto, también hay un margen de improvisación e incluso de ampliación muy grande, de forma que dentro de una historia secular, contada hace siglos, alguien hace aparecer, de pronto, como si fuera un paréntesis, una historia nueva después de la cual luego se regresa...

-Pasemos a la preservación. Al comienzo de la emancipación colonial se llevó a cabo un proceso de transcripción escrita de la literatura oral existente. Pero luego, dicen, no se ha cuidado, ni se ha incentivado, la continuidad de la tradición, de esa narrativa oral. Es como una cierta petrificación.

-Es cierto, todo el proceso de preservación se ha limitado a la transcripción escrita. Y, bueno yo creo que tanto los gobiernos africanos como la propia Unesco debería realmente, por ejemplo, proteger a los griots [narradores y rapsodas de los mitos tribales] y darles apoyo institucional. Fíjese usted cómo ha cambiado el fenómeno de los griots en los últimos veinte o treinta años: hoy en día cuando un periodista le hace la pelota al Régimen, al poder, se dice que es un griot; de modo que su papel, que era el de contar la historia de la gente, se ha sido corrompiendo, quedando meramente como portavoces de los poderosos...

-Pues, sin prejuzgar nada, lo curioso es que toda esta devaluación del griot coincide en el tiempo con la independencia africana, con los primeros gobiernos africanos. ¿Qué pasa? ¿Que son más clientelares que las viejas potencias coloniales?

-Yo creo que coincide sencillamente con una época en la cual en África todo se compra y todo se vende. Y sin duda hay responsabilidad de los gobernantes africanos también, por supuesto. Sea como fuere, creo que para recuperar la función de los griots deberían ser declarados patrimonios inmateriales, de la Humanidad, por la Unesco. Cuando desaparezcan los griots, no sé lo que va a pasar...

-¿Y esa preservación de la literatura oral no debería hacerse también audiovisualmente? Es más, ¿no es la televisión un medio para su transmisión también en la ciudad?

-Sin duda, y no se está haciendo audiovisual. Hay que poner las nuevas tecnologías al servicio del patrimonio, sin duda, es más, al tratarse de historias orales, que dependen de un soporte humano, de un cuerpo, de una cabeza, si no fijamos esto en un soporte electrónico o informático, es algo que los abuelos se pueden llevar a la tumba... Ahora bien, paralelamente yo, por ejemplo, acudo a las escuelas y cuento la historia en vivo. Y, es curioso, porque hay alumnos que luego me dicen: "Oía tu voz al leerlo". Por ejemplo, el funeral de mi padre, que he mencionado, lo filmé para mi familia, como documento para la posteridad en un plano privado. Y desde entonces no lo quise ver de nuevo porque era remover sentimientos. Pero cuando lo hice, me di cuenta de su valor, patrimonialmente. Y ahora mi idea es buscar instituciones que puedan apoyar su edición, porque, aunque su calidad visual no es mucha, yo no soy un realizador cinematográfico, como documento es impresionante. Mire, de África se venden siempre noticias catastrofistas, pero estos fenómenos culturales extraordinarios que existen se tienen que dar a conocer. Si hubiera habido directores de cine atentos a esta cultura oral, sus documentales no tendrían precio.

-Es curioso porque el cine africano culto, uno de los más frescos y más valorados de las cinematografías independientes en el mundo, no tiene una dimensión documental fuerte. Tampoco la tiene las telenovelas africanas, obviamente, ese Bollywood que hay en Nigeria.

-Para mí África, y el cine africano debe contribuir a ello, tiene que reconciliarse consigo misma y recuperar su propio patrimonio. Hay muchos africanos que se avergüenzan de su propio patrimonio, con lo que devalúan su lado emocional, su propia interioridad. Respecto a las telenovelas, creo que esa industria africana es una gran oportunidad: no sólo es muy popular, sino que tiene un lado social porque aborda temáticas actuales y eso es muy eficaz. Hay series que hablan del sida, de la poligamia, y los gobiernos africanos están viendo su valor divulgativo, que una serie de televisión hecha para divulgar, no sé, medidas sanitarias, vale más que cien cuñas publicitarias...

-Y, bueno, de otro lado está toda la cultura contemporánea africana. Además, del cine, la literatura, el arte, la danza... claro, por una cuestión de industria cultural y de público, esto ha generado una diáspora cultural. Pero no todo es malo: en el mundo actual, la diáspora también constituye lo africano.

-Por supuesto. No estoy en absoluto de acuerdo con quienes ven a los creadores que se van fuera -un músico que quiere ver producida su música, un escritor que quiere triunfar internacionalmente o un cineasta que quiere filmar calidad- como a gente que abandona sus obligaciones y huye de sus responsabilidades para con África. Para mí es gente que está luchando de otra manera y a veces en la distancia se ven las cosas con más claridad. Para mí la gente africana de la cultura en el mundo son nuestros embajadores verdaderos. A mí me encanta cuando estoy, no sé, en Latinoamérica, digo que soy de Camerún y alguien en seguida me dice, ah, pues acabo de comprar el nuevo trabajo de tal músico camerunés, vive en Londres, me encanta, y este disco es genial.

-Una última cosa. La desaparición progresiva de los idiomas vernáculos africanos. Es un problema con efectos desvalorizadores íntimos, incluso. Pero, como contrapeso, ¿no son el francés y el inglés casi lenguas maternas ya en África?

-Pues en muchos sitios sí, ya lo son. Depende de los países. En los que tienen una lengua vernácula claramente dominante, como el wolof en Senegal, hay muchísima personas que no hablan francés, no solo niños sino adultos. En Camerún, donde no hay una lengua vernácula dominante, todo el mundo utiliza el francés y el inglés. En la zona rural de la que es mi familia se habla, por ejemplo, yambasa... incluso clásico. Pero mis sobrinos hablan en francés, lo hablaban ya en su casa y lo aprenden bien, ya por escrito, desde los primeros cursos de la escuela... El francés se está convirtiendo en una lengua casi materna. Se lo comenté al maestro de mis sobrinos hace unos meses, qué cambio tan grande. En 1972, cuando comencé la escuela, yo no sabía una palabra de francés, tenia seis años. Y no formé una frase completa hace los diez o doce.

FUENTE: UMSA

 

Ir al inicio

“XVII COLOQUIO LITERARIO-MUSICAL”, 10 al 12 DE FEBRERO DE 2010, TARIJA-BOL

BOLIVIA: Próximamente se realizará el “XVII COLOQUIO LITERARIO-MUSICAL”, en Tarija (Bolivia), los días 10-11 y 12 de febrero de 2010, evento cultural organizado por la “Unión de escritores y Artistas de Tarija, cuenta con el apoyo de la Dirección Departamental de Cultura de la Prefectura del Departamento.

Se trata de un encuentro de poetas y escritores de la región, provienen de Potosí; Chuquisaca y Tarija (Bolivia) y de Salta, Jujuy, Orán y General San Martín (Argentina). No se excluye la asistencia de escritores de otras ciudades de Bolivia u otro país. Durante el desarrollo de las ponencias y lecturas de trabajos literarios o históricos, se hacen intermedios musicales con conjuntos típicos de la región. Para participar, es imprescindible una carta de solicitud de admisión o ser exclusivamente invitado por los organizadores, de tal manera, se goza del beneficio de hotel, alimentación y transporte interno; la inscripción es totalmente gratuita. A la finalización del Coloquio, se entregan Certificados de Expositor.

El Coloquio Literario se inició por primera vez el año 1990, asistieron escritores de la zona y solo duraba un día; con el transcurso del tiempo, se amplió a dos días y se aceptó la intervención de escritores de Argentina y otros Departamentos de Bolivia. El apoyo de la Prefectura era mínimo, pero en los últimos años, las autoridades de cultura le dieron prioridad y decidido apoyo.

Por razones obvias, en tres oportunidades y en años discontinuos no se realizó esta reunión cultural. A la fecha, se constituye en un patrimonio regional y de mucha trascendencia. De esta manera, la “Unión de escritores y Artistas de Tarija”, se considera una de las instituciones pioneras en atraer la atención del mundo por la calidad turística de Tarija, dada su posición geográfica, clima benigno y agradable, paisajes incomparables, gente bonachona y alegre, por cuya razón la ciudad haya sido llamada “Capital de la sonrisa”. El campesino, a su vez, es llamado “Chapaco” y por extensión, todo habitante de Tarija siente el orgullo de ser llamado Chapaco. En esta ocasión, el “XVII Coloquio Literario-Musical”, se hizo coincidir con la “Fiesta de Comadres”, es decir, el jueves antes de carnaval, se trata de la manifestación de alegría más importante de Bolivia, el corso recibe el paso de 15000 mujeres, todas con sus genuinos atuendos, es un colorido impresionantes, la ciudad se viste de colorido, música, danza y alegría en abundancia.

Mayor información en:

reneaguilera48@hotmail.com

http://encuentrotarija2009.blogspot.com

Etiquetas de Technorati: ,