RINCÓN DE NOTICIAS

RINCÓN DE NOTICIAS

CALENDARIO DE ESPECTÁCULOS

ACLARACION IMPORTANTE!!!! Cuando miren la dirección de un espectáculo no se fíen de la dirección que aparece en mapa de google ya que la mayoría de las veces es incorrecta!

martes, 2 de septiembre de 2014

Ir al inicio

Talleres breves de narración oral, septiembre-octubre


Vuelven los talleres breves de narración oral, septiembre-octubre
Talleres breves de narración oral, a dictarse entre el 20 de septiembre y el 15 de octubre
(En Belgrano, sobre Av. Cabildo)
 Los talleres breves (tres sesiones), te ofrecen herramientas prácticas para iniciarte, mejorar y ¡experimentar nuevos caminos! Luego puedes decidir si continúas en el próximo nivel u otro curso.

 1)      Narración oral,  Para iniciarte mejor (Nivel 1): Introducción a las herramientas teóricas y prácticas básicas para iniciarse en la narración oral. 

2)      Narración oral (nivel 2), La puesta en escena de tu cuento: ritmos, matices y las distintas dimensiones del cuento. Detección de asuntos clave, desarrollo de personajes, ejercicios expresivos. Uso del espacio. La interacción con el público.

3)      A pulir los cuentos: Asesoramiento y dirección para mejorar la puesta en escena de tu cuento. 
Más información, horarios  y consultas:  cordova.pia@gmail.com   Cel: 1565789210 Mas detalles y fotos en:  http://jueguicuenterias-pia.blogspot.com.ar

Y si quieres contar con los Narradores Comunitarios, puedes conocernos en video:http://www.youtube.com/watch?v=8dJssvXKrmU&feature=youtu.be,  

¡Visita el Blog o el Facebook!

jueves, 28 de agosto de 2014

Ir al inicio

BODAS DE SANGRE, LA TRAGEDIA DE LORCA EN UNA VOZ

BODAS DE SANGRE, LA TRAGEDIA DE LORCA EN UNA VOZ – 
ESTRENO VIERNES 5 DE SEPTIEMBRE, 20 hs.
Un recorrido por BODAS DE SANGRE a través de un relato que extracta el complejo universo lorquiano.  La voz de una narradora para contar los acontecimientos y mostrar las huellas de los personajes. Una manera singular de presentar la pieza.

Las funciones serán los VIERNES 5, 12, 19 y 26 de SEPTIEMBRE a las 20 hs. en PARAJE ARTESÓN, Palestina 919 (ex Rawson), timbre 2, CABA. La dramaturgia y la dirección están a cargo de Bernardo Sabbioni.  Duración.  45 minutos.  Entrada $ 50.
La sala tiene capacidad para cuarenta personas, entonces para que todos estemos cómodos, es necesario RESERVAR por este medio o a: vivenciasyrelatos@hotmail.com


¡Los espero!

miércoles, 27 de agosto de 2014

Ir al inicio

"La risa es salud" La comedia de la vida. Stand up


"La risa es salud" La comedia de la vida.
Stand up de los buenos.
con Freddy Duer - Inés Grimland - Kristof Micholt - Marcelo Wainer.
Sábado 30 de agosto 21 hs
Auditorio Ben Ami - Jean Jaures 746.
Reservas al 4961-0527 (Auditorio)
154-4702074 (Inés)
Coordinacion Ines Grimland.
Entrada general 80.=  Socios de Amia y Jubilados 60.
www.inesgrimland.blogspot.com

Ir al inicio

TERTULIA EN LO DE ANA


¿Podíamos privarnos de celebrar la primavera con una tertulia de las buenas? Claro que no. Y para que nadie nos gane de mano la adelantamos: es el 12 de septiembre en casa (Interesados pedir dirección por privado). Pero ¡ojo! esta vez hay tarea: ver el video www.youtube.com/watch?v=mhp5YRJXxH8 y traer una frase alusiva. Entre todos armaremos el gran poema de la paz. Y para la guerra, nada.

Ir al inicio

CUENTOS POPULARES DE MUCHOS LARES


Ir al inicio

CUANDO ELLOS SE VAN

CUANDO ELLOS SE VAN web

CUANDO ELLOS SE VAN

Una obra. Tres monólogos.

DIRECCIÓN: CRISTINA OSSES, SOLEDAD GARCÍA

Funciones: sábados  22.30 hs
Entrada: $ 100 (Desc. estudiantes y jubilados $80)
TEATRO TALLER DEL ANGEL
Mario Bravo 1239- CABA 
Reservas: Tel: 4963-1571 ó Mail: teatrotallerdelangel@yahoo.com.ar

Duración: 70 min

¿Quién no se sintió sola alguna vez? ¿Quién no pensó que iba a enloquecer? ¿Quién no aparentó ser lo que no es en realidad?
Tres mujeres aparentemente “normales”, de las cuales nadie sospecha nada raro. De pronto algo  irrumpe en ellas y todo cambia. Una fuerza las lleva a hacer cosas que nunca hubieran imaginado.
Desamor, soledad,  indiferencia, maltrato...Experiencias que modifican las humanidades de estas tres mujeres. Cada una podrá tomar un rumbo, o simplemente quedarse instalada en la vulnerabilidad o la locura.


Ficha técnica:

Mirta Stanislavsky, Gustavo Ruiz Moreno……Flor de azúcar (de Patricia Suárez)
Florencia Estéves……………………...................La llave (de Humberto Costantini)
Cristina Osses………………………….El silencio de las tortugas (de Lucia Laragiore)

Escenografía: Silvina Carballo
Vestuario: Luciana Gemelli
Iluminación: Soledad García/Cristina Osses
Fotografía: Mariano Lipezker
Maquillaje: Inés Moller
Prensa y Difusión TEHAGOLAPRENSA
Asistencia de dirección: Gustavo Ruiz Moreno/ Cecilia Gemelli

Dirección de “flor de azúcar” y “la llave”: Cristina Osses
Dirección de “el silencio de las tortugas”: Soledad García

Dice la directora Cristina Osses sobre la obra:
Cuando ellos se van, todo cambia.        
Sea cual fuera la razón, las cosas cambian.
Ya sea que nos dejan  o que les pedimos que se vayan. Ya sea que salen de nuestros corazones,  de nuestra mente o de nuestras vidas. Ya sea que viven o mueren, las cosas cambian.
Cuando ellos se van, nosotras cambiamos: para mejor o para peor, pero ya no somos las mismas.
Hay veces que nos sentimos liberadas, otras, traicionadas, resignadas, abandonadas...Y otras veces, simplemente, no sentimos nada. Quedamos anestesiadas.
Pero aun así, cuando ellos se van una parte nuestra se va con ellos”

Notas y acreditaciones: tehagolaprensa@sion.com

"...vivimos tres historias en las que la soledad, el abandono, la indiferencia −en una sola palabra: el desamor− provoca en las protagonistas reacciones diferentes y las obliga a elegir algún camino...Ellos y nosotras; nosotras sin ellos; nosotras a pesar de ellos...Excelentes y destacables las actuaciones de Mirta Stanislavsky,Florencia Esteves Cristina OssesPor Adriana Santa Cruz

“Tres mujeres, tres historias, tres deseos. Una combinación inteligente de estos elementos hace de “Cuando ellos se van” una construcción teatral que entretiene mientras nos muestra aspectos de eso que se suele llamar el “alma femenina”. El hombre, en esa presencia-ausencia que puede ser constante en muchas mujeres, es más que el motivo, la excusa para la confesión, la nostalgia o el arrepentimiento de la vida compartida.  Y entonces vemos tres monólogos, tres escenarios desmontables para desnudar tres vidas” Por Darío López


Pero aun así, cuando ellos se van una parte nuestra se va con ellos”



Notas y acreditaciones: tehagolaprensa@sion.com
http://www.tehagolaprensa.com.ar/
Jimena López
tehagolaprensa@sion.com
11..5.703.3975
Etiquetas de Technorati: ,

martes, 19 de agosto de 2014

Ir al inicio

Entrevista a Claudio Pansera

ENTREVISTA A CLAUDIO PANSERA

Por: Ana Cuevas Unamuno

Claudio Pansera es el organizador del Festival PALABRAS MÁS, PALABRAS MENOS que se llevará a cabo en los meses de Agosto y Septiembre de 2014. (Pueden ver acá laprogramación)

Claudio Pansera es gestor cultural, investigador, docente, editor. Coordina no sólo la organización del 13º Festival Internacional de Cuentacuentos, que es una propuesta para salir de los centros de consumo cultural establecidos, para conquistar nuevos espacios y nuevos públicos, sino un  sinfín de actividades culturales más. Del festival y de sus múltiples actividades, vamos a hablar.

Ana —Hola Claudio, antes que nada me gustaría preguntarte sobre cómo fue tu trayectoria para llegar hasta esta propuesta.

Claudio— Yo vengo del campo de la experimentación artística, he andado por las distintas ramas: el cine, el teatro, el mimo, la danza, el video, la fotografía, un poco de todo, y con el tiempo me fui quedando, por un lado con lo que era la comunicación, trabajando en los distintos formatos: revistas, periódicos, medios digitales cuando llegó el momento, y por el otro lado con lo que es la gestión. Y acá vale aclarar que sobre la gestión cultural; que es lo que me interesa; por ahí lo que mucha gente hace es asociarlo a lo que es producción básicamente, concretamente a resolver cierto evento puntual, pero para mí la gestión cultural era algo muy necesario, pensado ya desde antes que se pusiera de moda, y que tienen que ver con esta posibilidad de pensar políticas o actividades más allá de lo puntual. Cómo generar fuerza a un determinado movimiento, mirando experiencias como por ejemplo de la tarea que hacían los músicos, o determinados grupos literarios. Descubrir cómo se iba generando alrededor de una construcción de un grupo de individuos todo un cambio en la imagen y la percepción de lo que era esa disciplina artística. Concretamente una conquista de espacio y espacios desde el trabajo de los artistas. No solamente en el artista que trabajaba en la producción del hecho puntual, sino en el artista que además pensaba en la necesidad de construir un espacio de crecimiento conjunto. Eso se fue dando en diferentes disciplinas artísticas, yo lo fui experimentando en distintos campos: entre ellos el campo teatral, que fue el inmediato anterior a toda esta etapa. Venía trabajando en lo que fue el antecedente del movimiento del Teatro Comunitario, que era en ese momento el Teatro Callejero. Integrándome a esas experiencias que fue el grupo de teatro Diablomundo, con el que realizamos una experiencia conjunta con distintos grupos de teatro callejero, en ese momento Catalinas Sur (que todavía se autodenominaba un grupo de teatro callejero),  y con ellos Los Calandracas, La Runfla y otra gente, se comenzaba a hacer un trabajo en conjunto de programación, difusión, de gestión, de defensa de la actividad, y para mí eso fue un poco lo que me marcó el camino a seguir: el trabajo en conjunto con distintos artistas.

A partir de allí las formas en cada etapa las fue dictando la realidad política, social, las disciplinas artísticas, el momento. Hubo un momento en que fue muy fácil instalar ideas colectivas, como lo fue en el 2002, el Movimiento de Teatro comunitario,  la Narración Oral, con la que comenzamos en ese año a generar los festivales, a pesar de que era una disciplina muy aislada en ese tiempo, pero que comenzó rápidamente a crecer, básicamente porque tenía un potencial desde la posibilidad de la instalación. Pero además porque había, y hay, una experiencia en lo teatral, que es lo más cercano en formato artístico, muy desarrollado en el país, entonces era más fácil tomar elementos de allí para poder desarrollarlo.
Todo esto fue derivando en una necesidad hoy de mirar más de cerca por qué estas actividades artísticas, más allá del efecto espectacular en sí, comenzaban a generar otros efectos. Ver y comprender cómo comenzaba a modificar la sociedad, la comunidad, el hecho de hacer determinados productos artísticos o proyectos culturales. Sean puntuales o grupales, pero todos producían un determinado impacto. Comencé desde uno de los proyectos que estaba llevando adelante desde 1998, que era el periódico de Artes Escénicas, que tenía como objetivo reflejar la vida cultural independiente, sobre todo desde el teatro, y en el camino, más allá de ir contando la realidad teatral en Argentina, y de ir contando lo que era la producción en distintas ciudades del país, fui encontrando una gran cantidad de proyectos que tenían específicamente un objetivo de trabajo social, o que además de su trabajo espectacular, estaban trabajando también con motivaciones sociales. Entonces estaban trabajando en contextos y espacios distintos, o en los procesos se estaban produciendo situaciones  distintas entre los integrantes. Y eso fue lo que me disparó después de unos años de acumular esas notas formando esos mapas, a gestar un primer encuentro de Jornadas de Cultura y Desarrollo Social. Concretamente la idea inicial en el 2003 era producir un encuentro presencial de doce proyectos artísticos que estaban trabajando con esa modalidad, para generar debate, hacer un diagnóstico en común, intercambiar ideas, promover actividades de capacitación técnica. Comenzó a correr la voz de que iba a producirse ese encuentro en el teatro San Martín, y comenzó a llamar más gente que quería participar, y terminé programando a 73 proyectos. Año tras año se fueron repitiendo las jornadas esas, las últimas que hicimos había ya 400 participantes, individuales y grupales que contaban y mostraban cómo desde la acción estaban intentando modificar la realidad social. Cada uno hacía una lectura de un problema en su núcleo, en su comunidad, en su espacio, y mostraban cómo desde una propuesta artística estaba trabajándola. Esto motivó inmediatamente a un debate entre los que estábamos organizando, en cuanto a qué era lo necesario, por dónde construir, por dónde seguir trabajando, y una de las cosas inmediatas que salió fue la necesidad de la comunicación y por eso generamos un grupo en Yahoo, que todavía existe, y que se llama Cultura y Desarrollo Social, como herramienta de difusión. Además comenzamos a promover investigaciones, para dar una mirada más sistematizadora, intercambiar conocimientos  nuevos, dar una legitimidad en el campo académico. De ahí sacamos el primer libro con Jorge Dubatti: Cuando el arte da respuestas. En este libro concretamente se analizaban 43 proyectos, a partir de un sistema de encuestas que había hecho como para entender desde: por qué trabajaban, cómo trabajaban, características, proyectos. En 12 preguntas se analizaban todos los proyectos para permitir una comparación también.

Paralelamente a eso yo estaba trabajando en el Festival de narración que habíamos comenzado en el 2002, que también de a poco se fue ampliando, ya que la idea no era trabajar con la narración en pequeño sino tratar por un lado de conquistar nuevos espacios, para ir a escuelas, a lugares donde todavía no había llegado, y por otro lado yo ya venía visualizando esta necesidad de conquistar el teatro, los escenarios, que comenzara la narración a ser reconocida como una herramienta artística de la familia del teatro. Las artes escénicas tienen cosas ya reconocidas y otras que están ahí peleando el espacio. Era fundamental pelear ese espacio para después poder empezar a pelear los espacios de gestión y de políticas que facilitaran el apoyo a la actividad. Con el tiempo concursé por un cargo en el Instituto Nacional del Teatro, estuve dos años diseñando políticas teatrales a nivel nacional, y dedicado a todo esto: la mirada sobre lo social, el reconocimiento a la Narración oral, y todo este recorrido me fue llevando a esto que estoy ahora organizando y que es resultado de ese camino.

Ana— Rico e interesante recorrido. Hablame ahora del presente y de este festival que ya comienza.

Claudio— Este año a partir de la separación de la sociedad que teníamos para organizar el Festival Te doy mi palabra, conformamos un nuevo equipo de trabajo. Y ahora estoy en la búsqueda de nuevos perfiles de lo que es la narración oral hoy día, de conquistar nuevos públicos, esto implica salir a más espacios de la comunidad como para conquistar lugares no tan transitados, empezar a generar esta formación de públicos que como mucho a veces puede acceder a una función teatral pero todavía no sabe qué es la narración. Por otro lado me parece importante lo que es el enriquecimiento de la disciplina con el cruce con otros movimientos artísticos, por eso me interesa apuntar a las nuevas tendencias. El teatro tiene muchos elementos de narración, o hay muchos proyectos donde están mezclado e integrados, también la música forma parte de muchas propuestas que programamos, hay trabajos de danza, de plástica también que están integrándose. De alguna forma la idea es también conquistar un nuevo público. Público que por ahí ya está respondiendo a otras disciplinas artísticas y que pueden tener una herramienta más para  acercarse. La tercera cosa importante hoy para mi tiene que ver con una apertura, por ahí hasta ahora se venía dando un espacio como muy cerrado de convocatoria, a determinados grupos, cosa que no escapa a otras disciplinas, esto de formar grupos, entonces la idea fue apuntar a generar cruces entre las distintas “tribus” que hay y para eso fue esta convocatoria abierta.
Invité gente puntualmente por trayectoria, por conocimiento, por afinidad artística, pero no me limité a esta modalidad ya conocida, sino que se planteó una propuesta para narradores que presentaban videos, hubo cerca de 150 presentaciones y se seleccionaron 10 artistas, 2 o 3 extranjeros, uno del interior y el resto de Capital Federal, y eso le sumo mucho a la programación. Por otro lado hubo también una convocatoria abierta de Cuentos breves, para promover la cercanía de gente de las letras y proponer nuevos textos. Esos son los lugares que están hoy para mí necesitando una renovación: conquistar nuevos espacios de público, enriquecerse con nuevas propuestas artísticas y provocar más circulación en el campo de la narración.

Ana—Dado que en estos meses se van a llevar a cabo dos festivales de narración, en los cuales hay participantes y espacios comunes, me gustaría que me cuentes qué objetivos, intenciones o acciones, tiene el festival Palabras más , Palabras menos que organizas, respecto del otro festival.

Claudio —Lo que marca fundamentalmente la diferencia con el proyecto del año pasado y me llevó a organizar de este modo este festival, son estos objetivos de los que estuvimos hablando: Mayor inclusión, cruce con otras modalidades artísticas, creación de nuevos espacios y públicos… que  responden a mi visión y a las necesidades que siento hoy.

Ana —  Estos objetivos entonces implican la realización de la actividad en espacios ya conquistados y en nuevos espacios, y por otro lado la integración de narradores que ya han participado en festivales anteriores y narradores nuevos, con otros formatos artísticos o modalidades de expresión de la comunicación, promoviendo de alguna manera la búsqueda de puntos en común en algún aspecto entre estas distintas manifestaciones de arte.

Claudio—Exactamente, por eso he sumado a reconocidas narradoras, de larga trayectoria, como Ana María Bovo y Ana Padovani entre otros, a narradores que nunca han participado de festivales y a nuevas propuestas como por ejemplo a Luisa Calcumil que trae una propuesta de cuentos pero desde otro lado, un dúo de juglaresas mendocinas que traen la palabra cantada, un artista plástico que va a estar trabajando en vivo sobre cuento, entre otras propuestas, ya que para mí el eje es el trabajo de la palabra como sostén: la palabra dice, comunica, fundamenta, trasmite, más lo escénico. Este convivio que se da entre la persona que cuenta o presenta algo y el que recibe en vivo y sin ninguna intermediación tecnológica es lo fundamental. Dentro de eso hay montones de formatos posibles: la payada, el Rap, muchos formatos que sirven para contar historias, para decir cosas, por eso la idea es acercar a todo eso.

Ana— Cuáles son las expectativas sobre el festival en este momento previo a su realización.

Claudio— Este festival respecto a todos los anteriores es mucho más numeroso, en cuanto a cantidad de funciones y participantes, al día de hoy hay 52 artistas argentinos y 10 extranjeros que están siendo programadas, más de treinta funciones en conurbano, más muchísimas más de funciones solidarias, eso podría también llevar a un formato de producción que apunta más a lo que es un festival teatral. Un festival que contempla un formato por ahí más profesional, con otras necesidades, con otras búsquedas también de recursos para poder atender adecuadamente a todas las necesidades que se van planteando, sabiendo que por ahí todavía desde el campo de la narración oral, no están a la par, no hay un reconocimiento, no se reciben apoyos similares, ni apoyo, ni cantidad de público como el que recibe el teatro. Elegir el teatro Empire para trabajar es una apuesta común para gente de teatro, en cambio en la narración; en donde los espectáculos convocan treinta, cuarenta personas; es una desmesura pensar en una sala de 300 localidades, pero son apuestas. Es un poco el deseo de provocar el encuentro y sobre todo de empezar a pensar en términos de futuro. No es sólo pensar en cómo resolver hoy éste festival, sino que el formato está pensado en cómo dentro de cinco o diez años me interesaría a mí que esté el panorama de esto desarrollado. Del mismo modo que la realidad de hoy era un sueño hace 12 años atrás. Era impensable.

Ana— Y cómo se resuelve el tema de la financiación para una actividad de esta magnitud.

Claudio —El modelo responde a lo que es el teatro independiente. Es una tarea de  autogestión, dónde se buscan distintas líneas de apoyo: apoyos estatales, nacionales, del Instituto Nacional del Teatro, provinciales, municipales que compran funciones, gestiones con empresas para conseguir tal o cual elemento, y los recursos que se generan del mismo festival: talleres, entradas.

Ana—Hay mucha gente participando e imagino que lo hacen desde distintos lugares ya que me hablaste antes de la solidaridad de muchos con el proyecto ¿cómo funciona esto?

Claudio — Hay una suma de distintas situaciones que se vienen dando, por un lado hay gente que está trabajando a un nivel profesional en campos donde nos parece importante sostener la garantía de cientos resultados, gente que está colaborando voluntariamente por cuestiones de afinidad afectiva e histórica porque hace muchos años que trabajamos juntos, otros que lo hacen por una cuestión ideológica porque saben que esta tarea se va acrecentando y necesita asentarse, por eso todo lo que nos pueda nutrir lo estamos aprovechando, a nivel humano y a nivel de recursos de todo tipo. Y por otro lado creo que esto de abrir la convocatoria, fue sumando mucha gente de distintas disciplinas, distintos espacios y eso fue colaborando a multiplicar la difusión. Si esto tiene después una repercusión en lo que es venta de localidades, concurrencia, no sé, pero sí sé que hoy por hoy hay una colaboración muy distinta de la comunidad de la narración y de algunas otras disciplinas que se acercaron también, gente del Stand Up, gente del monólogo, gente de teatro…

Ana—Me decís que hubo este año a diferencia de otros una mayor repercusión en el ambiente de la narración, ¿a qué atribuis esa mayor atención en esta ocasión? 

Claudio — Bueno creo que a diferencia de otros años en los que se convocaba en forma más directa a ciertos narradores, el ofrecer una convocatoria abierta a todos quienes sientan interés, hizo que se prestara más atención y resultasen muchos los dispuestos a participar, cosa que antes no podían. Esta propuesta de la participación más abierta creo que es necesaria para la construcción colectiva de la que estuvimos hablando, sino se cae en el riesgo del individualismo. Sobre todo porque son artes que se cultivan mucho en soledad, en forma individual, entonces cuesta mucho poder producir el encuentro. Para mí los titiriteros son un ejemplo, son los que más han desarrollado su propia capacidad de  profesionalización. Son una gran mayoría los titiriteros que viven de su profesión, han formado circuitos, pequeñas comunidades donde se permiten girar, movilizarse y seguir en lo suyo. En otras actividades hay más egoísmo, o a veces el mercado te empuja más a determinados modelos o tipos de espectáculos. En los lugares donde se puede construir colectivamente se sigue manteniendo esa libertad de creación y sigue estando la subsistencia más o menos como meta posible para los que deseen tomarlo. Hoy por hoy dentro de la narración sigue habiendo gente amateur, que trabaja de forma voluntaria, aún para instituciones, que decide no cobrar porque les parece que el trabajo es básicamente de difusión, en el otro extremo tenés gente que ya está cercana a lo que es el circuito comercial del teatro, gente que está muy cercana a las salas grandes, que puede programar giras, funciones, tiene acceso a los sistemas grandes de comunicación. En el medio de todo eso hay una gran cantidad de gente trabajando, algunos a veces, otros trabajan más frecuentemente, y hay mucha gente que comienza a visualizar que es una posibilidad ser narrador profesional y que eso implica la necesidad de capacitarse, en mejorar en todo lo que uno pueda dar.

Ana— ¿Qué más podrías decir no solo de este proyecto que estás organizando, sino de estos nuevos espacios?

Claudio —Creo que este crecimiento implica la multiplicación de ofertas. Cuando crece la producción, significa que hay más cantidad de narradores, más cantidad de gente que está tratando de generarse trabajo, eso implica salir a buscar nuevos espacios, y creo que hoy por hoy hay muchos nuevos espacios que están surgiendo. También apareció mucha gente nueva que está empezando a gestionar esos espacios. Mucha gente que está aprendiendo sobre la marcha cómo producir, cómo gestionar y generar, cómo atraer gente, cómo invitar, y en otro nivel pasa también con los festivales. Córdoba era un lugar dónde había muchos festivales, incluso muchos de narración, hoy tiene más y lo mismo pasa en muchas otras provincias. Seguramente esto va a seguir creciendo, cosa natural cuando van surgiendo multiplicaciones de propuestas y mayor participación e interés en un tema. Eso es lo que visualizo a futuro.

Ana —¡Muchas gracias Claudio!